Botones

PROYECTO EMOCIONARIO MUSICAL



A medida que iba desarrollando en clase el Proyecto Emocionario, se despertaba en mí una idea: ¿por qué no asociar una pieza musical a cada emoción? De sobra es conocida la relación entre música y emociones, así que pensé que la música podría servir para ayudarnos en la identificación de cada emoción. Y tenía la oportunidad de vincular dos de mis principales pasiones: la música y la educación. Y más concretamente, la educación emocional.

Sin embargo, yo ya tenía el proyecto en marcha con mis alumnos, y lo acabé tal cual, sin música (además, necesitaba encontrar tiempo para buscar las 42 piezas musicales que relacionaría con cada emoción). Eso sí, este curso he hecho un repaso del proyecto (bueno, además hablamos de él en muchas ocasiones) y he trabajado con ellos (y seguiré trabajando) la parte musical. En otro post os explicaré cómo lo he hecho y a qué conclusiones hemos llegado.

Como he realizado todo el trabajo, he pensado compartirlo con vosotros, ya que sois muchos los que estáis poniendo el Proyecto Emocionario en marcha y quizás queráis también aprovechar el poder de la música. Además, quien todavía no haya iniciado el proyecto, puede querer realizarlo, desde un primer momento, acompañado de la música. Así que os presento el Proyecto Emocionario Musical.



Pero empecemos por el principio.


Influencia de la música en las emociones


La relación entre música y emociones es indiscutible. En el antiguo Egipto, los signos jeroglíficos que representaban la palabra “música” eran idénticos a los que representaban los estados de “alegría y bienestar”. Curiosamente, en chino, la palabra música está formada por dos ideogramas (音樂) que significan “disfrutar del sonido”. Existe, pues, una gran coincidencia en los significados que han perdurado a través de los siglos. En todos ellos se alude a que la música resulta de una percepción agradable de los sonidos y que, además, produce un estado placentero. 


La música desde tiempos antiguos ha venido mostrando su gran capacidad para incidir en la vida de una persona, afectando de una manera agradable o desagradable en sus emociones, interviniendo en la mente, cuerpo y espíritu. La psicología cumple un papel muy importante en este proceso, puesto que al conocerse los mecanismos de acción de la música sobre la respuesta emotiva de un individuo, puede utilizarse como una herramienta positiva para el beneficio de las personas, empleando la música como objeto de intervención que permita la estimulación de procesos cognitivos, la mejora de estados emocionales, el tratamiento de problemas psíquicos, la intervención sobre la autoestima, entre otros, con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas y grupos. 

En los años 40, el psiquiatra Altschuler desarrolló la teoría acerca de la respuesta talámica según la cual la música podía estimular una respuesta en esa zona aún cuando no se produjeran cambios a nivel consciente. Con las nuevas técnicas de diagnóstico por la imagen, se ha comprobado que, efectivamente, las estructuras cerebrales que procesan las emociones son equivalentes a las que procesan la música, lo cual explica la relación directa que existe entre ambas. 

El oído es nuestro sentido más emocionalmente poderoso, quien nos proporciona la mayor fuente de emociones. Según el neurocientífico Patrik Nils, es el sentido que nos conecta con mayor eficacia a estados cerebrales elevados. El feto, a partir del quinto mes de gestación, reacciona a los estímulos musicales, a la vez que es muy sensible a los sentimientos que la música provoca en la madre. 

Mediante la voz y el canto podemos transmitir sensaciones de paz y tranquilidad, de alegría y felicidad, pero también de rabia y odio. Su impacto perdura e influye en nosotros, más de lo que nos creemos, por la carga emocional que transmiten

Cuando escuchamos música que nos gusta, se activan determinadas sustancias químicas en nuestro organismo que actúan sobre el sistema nervioso central. Se estimula la producción de neurotransmisores (dopamina, oxitocina, endorfinas…) obteniéndose un estado que favorece la alegría y el optimismo en general. También se generan ondas cerebrales alfa que están asociadas a estados de relajación corporal y psíquica. 

Recientes estudios sobre las respuestas obtenidas mientras algunos voluntarios escuchaban acordes disonantes y consonantes, mostraron que se activan diferentes zonas cerebrales, relacionadas con emociones distintas

Para Radford, C. (1991) la explicación del por qué la música puede evocar emociones diferentes se puede abordar desde dos enfoques distintos: cognitivo y emotivo. Desde el punto de vista cognitivo, las emociones producidas por la música dependen directamente de las experiencias previas de las personas así como de las asociaciones que realiza de la estimulación emocional con las situaciones en las que se le presenta. Para el enfoque emotivo, las emociones producidas por la música se deben específicamente a las características propias de la música. Para este autor existe un tercer enfoque al que denomina “moodist”, que establece que la música tiene cualidades que produce una tendencia en las personas a que experimenten una emoción en particular, aunque debe considerarse el estado de ánimo de las mismas así como algunos factores externos como son el ambiente y las asociaciones previas que se hayan realizado. 

Se han descrito casos de pacientes con lesiones cerebrales determinantes de profundas alteraciones en la percepción del ritmo, tono y melodía, que son capaces de percibir el componente emocional de la música y también hay otros con todo lo contrario. Esto prueba que el componente emocional de la música se procesa de un modo independiente

La música ha sido muchas veces definida como el lenguaje de las emociones, por su estrecha relación con las mismas. Resulta un elemento facilitador de la comunicación y la expresión, siendo especialmente significativos sus efectos en personas con alteraciones comunicativas. Tanto Altshuler como Gaston han convenido en destacar las modificaciones a nivel del estado anímico en función de la música escuchada, como también de los potentes efectos a nivel de comunicación y expresión de sentimientos y emociones. Algunos de los efectos recogidos en este nivel serían:

  • Comunicación y expresión de estados emocionales. 
  • Promoción de la expresión de emociones profundas. 
  • Modificación del estado de ánimo. 
  • Evocación de emociones y sentimientos vinculados a situaciones. 

Desde un punto de vista psicológico, es evidente la catarsis de emociones no expresadas verbalmente que produce la audición musical y cómo ésta puede producir cambios en la personalidad. Una de las teorías sobre la influencia de la música en el comportamiento del ser humano podría ser una análoga a la teoría del humor de Freud, en la que los mecanismos de la melodía y el ritmo actúan como un pre-placer para sobornar los mecanismos de defensa, por lo que las tendencias emocionales reprimidas se relajan, en este caso, en forma de fantasía. 

La música tiene la capacidad de ayudarnos a cambiar nuestro estado de ánimo, si lo deseamos. Paralelamente, la forma en que nos sentimos puede determinar la música que elegimos escuchar en cada momento, de modo que ésta suele ser coherente con nuestro estado de ánimo y nos permite expresarnos emocionalmente. También se ha comprobado que tiene efectos sobre la ansiedad ya que la música estimulante incrementa la activación fisiológica y psicológica, aumentando las respuestas de preocupación y emocionalidad, mientras que la sedante disminuye dichas respuestas. 

La música, al igual que sucede con los olores, favorece poderosamente el recuerdo de experiencias y situaciones pasadas, y estos recuerdos afectan positiva o negativamente al estado de ánimo. Actualmente existen diversas formas de inducir estados de ánimo, entre la que se encuentra indudablemente la estimulación musical. Inducir un estado de ánimo concreto no es excesivamente complicado, ya que el recuerdo que evoca una melodía provoca la asociación con otros recuerdos de la misma valencia emocional (positiva o negativa) y modifica la forma en la que nos sentíamos antes de escuchar el tema musical. De esta forma estamos afectando al estado de ánimo general, por lo que la música puede ser considerada un potente inductor para modificar el estado de ánimo. 

La música también tiene un gran componente social y se encarga de la sincronización del estado de ánimo, favoreciendo la preparación de las actividades colectivas, como en el caso de la música militar o religiosa. Además, es sorprendente la capacidad de la música para producir emociones cuando no es estrictamente necesaria para la supervivencia; quizás el valor adaptativo de la música consista en su posible beneficio sobre nuestra salud física y mental, lo que estaría en la base de la musicoterapia. La música, al permitir que afloren nuestras emociones, es un buen vehículo para mejorar nuestro autoconocimiento y el de los demás porque al escuchar una obra musical podemos identificar nuestras emociones, etiquetarlas correctamente y regularlas. También podremos aplicar las mismas estrategias a los estados emocionales de los demás, compartiendo sus expresiones y nuestras percepciones. Además, la música puede favorecer nuestra salud al liberar al torrente sanguíneo endorfinas que nos proporcionen bienestar y relax, o adrenalina que nos incite a movernos o expresar nuestras tensiones. 

Por último, cabe destacar que la música es un medio de empatía por excelencia. De hecho, en muchos aspectos, nada la supera. Cuando cantamos juntos la misma canción, vivimos dentro de la misma melodía, compartimos el centro tonal, articulamos la misma letra, avanzamos con el mismo ritmo momento a momento, sonido a sonido, a través de una continua percepción del otro, y de un continuo esfuerzo por mantenernos unidos y de ser uno con la experiencia. Mientras tanto, estamos recibiendo la misma retroalimentación al escucharnos a nosotros mismos; escuchamos los mismos sonidos y palabras mientras los cantamos; sentimos el mismo flujo y reflujo al dar forma a cada verso. Cuando la canción es triste, compartimos la tristeza, la vivimos juntos; cuando la canción es alegre, la celebramos juntos, compartimos la ocasión para alegrarnos. Nuestras acciones se sincronizan en el tiempo, nuestros cuerpos resuenan ante las mismas vibraciones, nuestra atención es atraída por el mismo centro, nuestras emociones se reflejan de uno al otro y, en la música que estamos haciendo, nuestros pensamientos son uno.


Estructuración de las sesiones del Proyecto Emocionario Musical


Durante este último año, a raíz de publicar mi experiencia con el Proyecto Emocionario, sois muchos los que me habéis escrito para preguntarme sobre él, ya que queríais saber más concretamente cómo lo llevaba a cabo en el aula. En este apartado, además de introducir la música como elemento del proyecto, defino más específicamente cómo realizar las sesiones, siempre teniendo en cuenta que se trata sólo de una propuesta, y que es cada uno, en función de la realidad de su ámbito de aplicación, el que debe decidir cómo llevarlo a cabo.

Esta propuesta didáctica toma como punto de partida el libro Emocionario, de la editorial Palabras Aladas, y se ha diseñado para trabajar en el ámbito escolar, en la etapa de primaria (a partir de los 6 años), aunque es perfectamente adaptable a otros ámbitos y etapas educativas. Creo que esta propuesta didáctica, que aúna música y emociones, puede ser un buen punto de partida para iniciarse en el fascinante mundo de la inteligencia emocional, principalmente en la escuela, pero también en muchos otros ámbitos. Pienso que este recurso puede ser una buena herramienta para mejorar la competencia emocional y social de nuestros niños y adolescentes, para ayudarles a controlar el gran torrente emocional que les invade, a tener una imagen más positiva de ellos mismos y la capacidad para resolver conflictos adecuadamente. En definitiva, para que sean personas con mayor bienestar emocional y construir, entre todos, una mejor sociedad.

Todos los autores que nos hablan sobre inteligencia emocional (podéis leer sobre ello en el post sobre el fin del Proyecto Emocionario) coinciden en que el primer paso para desarrollar la inteligencia emocional empieza por la autoconciencia, que implica aprender a identificar los propios sentimientos. Sobre esta habilidad, se van contruyendo el resto que conforman la inteligencia emocional, progresivamente. Por tanto, la idea del libro Emocionario me parece muy acertada: es, nada más y nada menos, que un diccionario de emociones. Ya os hablé de ello cuando puse en marcha el Proyecto Emocionario, y allí podéis leer más sobre ello, no voy a repetirlo aquí.

La propuesta didáctica consta de 42 sesiones de trabajo, pensadas para trabajar una semanalmente, durante un curso escolar. Sin embargo, la temporalización es variable en función de las circunstancias que rodean a la persona que lo vaya a llevar a cabo y de la población a la que vaya dirigida. En la etapa de infantil, por ejemplo, recomiendo reducir las sesiones, escogiendo aquellas emociones que resultan más sencillas de entender por los niños. A partir de primaria, los alumnos son perfectamente capaces de entender y asimilar todas las emociones que se proponen. En la etapa de secundaria, por otro lado, más que ampliar el número de emociones, considero apropiado profundizar más en cada una de ellas. 

Aunque el libro seleccionado nos sirve de guía, sólo supone un punto de partida. Nos proporciona un itinerario a seguir por las emociones a trabajar (aunque el orden sólo es una propuesta, se puede seguir cualquier otro en función de las necesidades o preferencias) y nos ofrece unas ilustraciones que nos ayudan a imaginar situaciones relacionadas con la emoción que se trabaja. Sin embargo, la propuesta va más allá. Para cada emoción se ha seleccionado una pieza musical, que resulta clave para conectar con la emoción y nos ayuda a identificarla. Se propone un espacio del aula destinado al proyecto, que nos acompañará durante todo un curso escolar. Y la participación del alumnado en la sesión es otro elemento imprescindible en la propuesta. El diálogo y el debate son fundamentales en la dinámica de las sesiones, así como la gran cantidad de ejemplos que aportan todos los miembros del grupo.

Cabe destacar en este punto que la propuesta de la ilustración que hace el libro o la pieza musical que propongo yo son sólo eso, propuestas. Es decir, que aunque la mayoría de personas puedan sentir, por ejemplo, ternura al contemplar la imagen de la mamá cordero tejiendo una bufanda para su corderito entre algodones, habrá a quien los corderos le evoquen asco, pavor o cualquier otra emoción por su historia personal o cualquier otro motivo. Y nunca le diremos a un alumno que esa emoción no es válida. Del mismo modo ocurre con la música. Yo propongo una pieza musical por sus características musicales, pero insisto en que es una selección subjetiva. A la mayoría de las personas, las piezas musicales que he seleccionado, les evocarán emociones afines, sin embargo, cualquier otra emoción sería válida. De ahí que se pongan en común todas las propuestas y se dialogue y debata. A lo niños se les debe dejar claro. Por eso insisto en que este proyecto es una guía, un índice que puede ser tomado en cualquier otro orden. A mí, personalmente, me interesa profundizar en una emoción durante cada sesión. Por eso, una vez puesto todo en común y escuchadas todas las propuestas de los alumnos, nos centramos en una. La ilustración y la pieza musical sólo suponen un punto de partida.

Por poner otro ejemplo en la misma línea, el famoso cuento "El monstruo de colores" asocia un color a cada emoción. Una de esas asociaciones es el rojo, que representa a la ira. A mí el rojo me puede inspirar pasión, amor, y no ira, que quizá vincule más con el negro. Pero se trata sólo de representaciones, y así se lo dejo claro a los alumnos, que en realidad se puede asociar cualquier color  (música, ilustración, objeto...) a cualquier emoción. Yo me quedo con el fin último del cuento, que es etiquetar cada emoción, "ponerla en un bote", es decir, aprender a identificarla. ¿A que tampoco coinciden del todo los colores de "El monstruo de colores" con los de los personajes de la película "Inside Out"? Y así con cualquier otra asociación...

Así, pues, aclarado esto, vamos a ver cómo se estructuraría cada sesión de la propuesta didáctica: 

  • Previamente al inicio del proyecto, se seleccionará un espacio del aula que será una exposición/mural de las ilustraciones de emociones que se vayan trabajando, así como del título de la pieza musical relacionada. De esta manera, las emociones forman parte del día a día en el aula, las tenemos siempre presentes, y las vamos recordando y asimilando mejor durante todo el curso. Además, todas las emociones guardan relación con otra (por afinidad, por ser opuestas…) y tenerlas todas a la vista nos ayudarán a establecer todas esas relaciones. 
  • Cada lunes se colgará en el mural la ilustración de la emoción que se va a trabajar esa semana. No se dirá nada, no se darán más pistas. Esto genera expectación y curiosidad en los niños, que esperan la sesión con ilusión. Además, se les incita a que vayan intuyendo de qué emoción se trata a partir de los elementos gráficos. La idea es que, hasta el día que se realice la sesión, vayan observando la ilustración, dando rienda suelta a su imaginación, desarrollando su creatividad o, incluso, barajando hipótesis con otros compañeros de clase. 
  • Cuando llegue el momento de la sesión, se pondrá especial cuidado en el ambiente y disposición del aula. En la medida de lo posible, profesor y alumnos se colocarán en círculo, para poderse ver todos las caras y facilitar las interacciones. Se buscará una iluminación tenue, preferiblemente natural y, también en la medida de lo posible, se seleccionará un espacio del centro educativo lo más silencioso posible, para facilitar la relajación y la concentración. Se cuidarán al máximo los detalles para que el ambiente en el que vamos a trabajar sea agradable en todos los sentidos. 
  • Lo primero que se hará al inicio de la sesión es escuchar la pieza seleccionada. En silencio, con los ojos cerrados, sintiendo lo que la música quiere transmitir, escuchando en nuestro interior las emociones que la música despierta en nosotros. 
  • Después de la audición, se dejará un minuto de silencio para poner las ideas en orden, para pensar en cómo nos hemos sentido, para relacionar lo que música e ilustración tienen en común, para intentar deducir cuál es la emoción que se va a trabajar durante la sesión. 
  • A continuación, se pedirá a los alumnos que vuelvan a observar la ilustración y que cuenten en voz alta la situación que han imaginado que se esconde tras ella. Esto generará un primer debate en el que los alumnos, ayudados unos de otros, irán elaborando una historia a partir de la ilustración, y que nos ayudará a asociar una o varias emociones. Aquí tenéis una propuesta con ideas para ayudar a los alumnos a explorar las imágenes. ¡Muy recomendable!
  • Una vez que tengamos una hipótesis sobre la historia que envuelve a la ilustración, pasaremos a un segundo debate sobre qué emociones ha despertado en nosotros la audición de la pieza musical, sobre cómo nos hemos sentido. A continuación, buscaremos la relación entre las sensaciones despertadas por la música y la historia que hemos imaginado a partir de la ilustración, hasta que todo vaya cogiendo sentido y avance en la misma dirección. 
  • Llegados a este punto, los alumnos ya estarán preparados para poner nombre a la emoción. Se pondrán en común todas las propuestas y se comprobará que muchos alumnos apuntan a la misma emoción o a emociones muy afines. En cualquier caso, como he explicado antes, cualquier emoción propuesta será válida, ya que en función de la historia personal de cada uno, la ilustración o la música nos evocará una emoción u otra. Una vez escuchadas todas las propuestas, el profesor desvelará qué emoción ha vinculado el libro a esa ilustración o yo misma a esa música. Para poder centrarse durante el resto de la sesión en una sola emoción, para ahondar y profundizar en ella, para seguir un guión que nos asegure que a lo largo del proyecto seguimos un itinerario amplio (que, una vez más, puede ser otro). 
  • Una vez que nos centramos en una emoción, se hablará a los alumnos sobre ella. Leer la información que yo he publicado sobre cada emoción en el Proyecto Emocionario puede servir de guía, pero lo ideal es que cada profesor haga su propia exposición sobre la emoción, adaptándose a la realidad de su aula, a la edad de sus alumnos y a las circunstancias que les rodean. Aunque esta parte es en la que el profesor tiene más protagonismo, puesto que da la información a los alumnos, se les permitirá intervenir y dar su punto de vista. Mis sesiones de trabajo contienen una información básica sobre cada emoción, que puede resultar muy útil, pero la dinámica del grupo será la que, finalmente, dirigirá la exposición. 
  • En este momento, los alumnos ya tienen bastante clara la emoción trabajada. Han conectado con ella a través de la música, han elaborado una historia en la que la protagonista es la emoción y han absorbido la información sobre la emoción que ha proporcionado el profesor y, si es el caso, los propios alumnos. Por tanto, ahora que la identifican, es el momento de hacer memoria y buscar en sus recuerdos algunas experiencias en las que hayan sentido esa emoción. Así pues, se realizará una puesta en común en la que los alumnos irán contando situaciones vividas relacionadas con la emoción. No se forzará a ningún niño a participar, aunque se animará a hacerlo. Por otro lado, también se dirá a los niños que si no quieren contar experiencias propias, pueden exponer situaciones de otros, reales o imaginarias, en las que se dé la emoción. El objetivo es poner en común el máximo de situaciones posibles relacionadas con la emoción, ya que eso enriquecerá mucho el entendimiento de la emoción y, además, favorecerá la empatía, al ponerse continuamente en el lugar de los otros. 
  • Con posterioridad, el profesor elaborará un resumen de todo lo trabajado en la sesión: la ilustración, la pieza musical escuchada, la historia elaborada, la información sobre la emoción y las experiencias aportadas por los alumnos. Este resumen de la sesión se colocará junto a la exposición/mural y estará a disposición de los alumnos para cuando lo quieran consultar. De esta forma, a medida que avancen en la propuesta didáctica, cada grupo de trabajo irá elaborando su propio “emocionario”.



Criterios para la selección de las piezas musicales


La selección de las piezas musicales para cada emoción tiene un carácter muy subjetivo. Además, muchas piezas podrían ser útiles para diferentes emociones (hay emociones que guardan mucha relación entre ellas o que, por ejemplo, comparten como base una emoción básica como la tristeza). Yo hago una propuesta, pero cada profesor es libre de seleccionar aquellas que sean de su preferencia, así como los alumnos participar con sus propuestas. Eso sí, todas las piezas que he seleccionado son instrumentales, y recomiendo que así se haga, puesto que si la música tiene letra, podemos centrarnos en el mensaje lingüístico en vez de en el musical.

A parte del carácter subjetivo que me esmero en recalcar, la música es capaz de provocar emociones relacionadas, en parte, con diversos parámetros de su estructura musical. Después, influirá la propia experiencia, los recuerdos asimilados y el entorno cultural en el que hemos crecido y vivido, pero podemos ver, a nivel general, algunos efectos que pueden producir el ritmo, la melodía, la armonía, el tono, la tonalidad, el volumen e incluso el silencio, todos ellos integrantes de la estructura musical: 

  • Ritmo: la acción inmediata del ritmo es una estimulación física, que afecta directamente a nuestra dimensión física-corporal. Los ritmos lentos inducen a la quietud, al reposo, y los rápidos incitan al movimiento. Con el ritmo se actúa por “simpatía” sobre los propios ritmos, como el respiratorio y/o cardíaco, por ejemplo. En general, la música alegre suele tener un ritmo rápido y la música triste más lento. Un ritmo irregular sugiere alegría, nos estimula, mientras que un ritmo regular, monótono, puede producir una sensación de tristeza. 
  • Melodía: cuando escuchamos una melodía, es fácil que nos evoque determinados recuerdos, pues afecta directamente a nuestra dimensión emocional. Un violín, una flauta dulce o el sonido de un piano, influyen en nuestra afectividad. Una música con una melodía agradable es de gran ayuda para mejorar la comunicación y permitir la expresión de sentimientos. Una marcada variación melódica se relaciona con la alegría y, por el contrario, si la variación melódica es mínima, se vincula con una sensación de tristeza. 
  • Armonía: si deseamos concentrarnos en el estudio o buscamos un tiempo de interiorización, de meditación, seguramente buscaremos una música suave y armoniosa que nos aportará esa sensación de equilibrio y serenidad. Si la música que escuchamos es disonante se produce una sensación de irritabilidad que puede generarnos ansiedad. En general, la armonía incide directamente en nuestra dimensión cognitiva-mental y, también, en la espiritual. La música alegre contiene un gran número de sonidos armónicos en contraposición con la música triste que presenta mayor carencia de ellos. 
  • Tono: los sonidos graves producen un efecto calmante, tranquilizador, e influyen preferentemente en las zonas corporales huecas, como los pulmones, corazón y abdomen. Es un efecto más bien mecánico, de resonancia física. Por otra parte, las frecuencias graves o bajas tienden a relacionarse con sentimientos de tristeza. Los sonidos agudos son estimulantes, actuando preferentemente sobre el sistema nervioso y las contracturas musculares. Ayudan a desperezarnos y mejorar un estado de cansancio o agotamiento. Las frecuencias agudas tienen una relación con una percepción de alegría. 
  • Tonalidad: las tonalidades mayores infunden estados eufóricos, alegres, y las tonalidades menores, melancolía o tristeza. Sin embargo, no es un hecho universal ya que interviene el entorno cultural en el que hemos crecido del cual tomamos determinados patrones que condicionan nuestras percepciones. 
  • Volumen: es el que más nos afecta, pues según cuál sea su nivel, puede enmascarar, anular y hasta invertir los anteriores efectos. En general, un volumen o intensidad elevada, sin sobrepasar ciertos límites, provoca sensaciones de alegría. Un volumen bajo da lugar a estados o espacios de mayor intimidad y serenidad. No obstante, una canción que nos resulte agradable puede volverse insoportable a un volumen excesivo. Las notas agudas a bajo volumen son agradables, antidepresivas, nos predisponen al trabajo y nos proporcionan felicidad.
  1. Las notas agudas con volumen elevado nos alertan y sitúan en estado de atención extrema. Son sonidos irritantes y sobrecogedores. Si le añadimos un ritmo acelerado, nos invitará claramente al movimiento y a relacionarnos o sentirnos cohesionados con la gente que nos rodea. Es eficaz ante la apatía y determinados complejos, aunque puede aumentar la agresividad. 
  2. Las notas graves a bajo volumen son sonidos que nos inducen a movimientos lentos o a estados de serenidad, sosiego o reflexión, muy útiles para la relajación. 
  3. Las notas graves con volumen elevado tienen un efecto totalmente contrario al anterior. Producen sensaciones de miedo, terror o de peligro. 
  • Silencio: el sonido es tan poderoso que incluso su ausencia es capaz de provocarnos determinadas respuestas emotivas y/o cognitivas. Hay un aumento de la atención, puede crearse una expectativa de temor, de sorpresa, de desconcierto, pero no hay duda alguna que la ausencia de sonido también nos afecta.


Emociones y piezas musicales seleccionadas


Haciendo click sobre el nombre o la ilustración de la emoción, podéis acceder a la sesión de cada emoción realizada en el marco del Proyecto Emocionario. Bajo el nombre de cada pieza musical, encontraréis un reproductor de audio para poder escuchar la pieza (si en dispositivos móviles no aparece el reproductor de audio, podéis hacer click sobre el nombre de la pieza musical para poder escucharla).



TERNURA


FELICIDAD






¡Espero que le saquéis provecho al Proyecto Emocionario Musical y, ante todo, ¡que lo disfrutéis muchísimo!

89 comentarios:

  1. Espectacular! Que difícil triar una peça per a cada emoció i que encertades les que has triat! Enhorabona pel projecte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltíssimes gràcies, Joana. Que tu trobis que les peces musicals són encertades, té molt de valor per jo.
      Una besada molt forta!

      Eliminar
    2. Moltes gràcies. Quines peces més xules...!!!! Sóc mestre de música i les vaig a treballar.
      Un abraç. Santi.

      Eliminar
    3. Gràcies, Santi. Un altre mestre de música que s'afegeix a la iniciativa!
      Una abraçada :-)

      Eliminar
  2. Enhorabuena Elena! Vaya trabajazo que has hecho!!! Nosotros hemos empezado este curso con el Emocionario junto con música y expresiones de arte . Es un proyecto de todo el centro y a tres años vista. Pero vamos poco a poco, seleccionando semana a semana las canciones, vídeos o cortos y la pintura-escultura relacionada con la emoción. Este curso vamos a ver la mitad de las emociones y el próximo la otra mitad... o eso nos gustaría! Es que vemos que las 42 en un año es mucho, no? Tal vez cuando es solo una clase es más fácil buscar los momentos, pero coordinar a todo el cole... En ello estamos! Hemos visto el amor, esta semana toca la ira y la próxima la irritación.
    Ah! Coincidimos en dos canciones de las tres que llevamos hasta ahora. Nos va a venir muy bien tus ideas. Mil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén. Sí, no te voy a negar que detrás de este proyecto hay muuuuuuuuuchas horas de trabajo, ¡pero también creo que vale la pena! Ya había echado un ojo a tu blog y me parece súper completo el enfoque que habéis hecho en vuestro cole: las piezas musicales, los vídeos y la pintura escultura relacionada con la emoción. ¡Enhorabuena! Está claro que mover a todo el colegio es más complicado que llevarlo en el propio aula, como he hecho yo, ¡pero tiene mucho más alcance! En mi cole, por otro lado, ya he "contagiado" a otros compis, que están empezando a trabajar el proyecto, así que algo es algo.
      Yo ahora estoy trabajando las emociones en mi clase a través de cuentos y también vídeos. ¡Quiero profundizar en ellas! Pero ya no sigo ningún orden, sino que voy trabajando aquello que me interesa.
      ¡Un abrazo y me alegra que las piezas musicales te puedan resultar útiles para vuestro proyecto!

      Eliminar
  3. Felicidades por tu trabajo, me encanta leerte y aprender.

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Muchísimas Gracias por compartir.
    Felicidades por tu fantástico trabajo. Este año estoy trabajando las emociones en mis clases de Educación Física y me estoy guiando por tu genial proyecto. Voy a intentar implicar a mi compañera de música a ver si ella se anima también a participar. De momento, las tutoras se están implicando bastante.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar. ¡Qué buena noticia que os vayáis implicando todos! Espero que las piezas musicales le resulten útiles a tu compañera de música. ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. maravilloso es genial anhora buena por hacerlo me encanta

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa idea, soy maestra de música y me parece una manera espectacular de introducir las emociones desde mi área. Muchas gracias por tus ideas y aportaciones. Estoy aplicando muchas en mis clases de música y en mi tutoría también. Enhorabuena ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Irene. Me alegro de que este proyecto esté animando a muchos maestros de música a introducir el mundo emocional en su área.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola. me parece fantástica tu labor, muchas gracias por compartir, e inspirar ideas innovadoras, trataré de replicar algunas de tus ideas. gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Abi. Me alegro mucho de que te resulten útiles mis ideas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Elena!
    Soy profe de primaria y después de trabajar con el libro "Manual para soñar" acabo de descubrir "Emocionario". Nada más empezar a investigar descubrí tu blog con el impresionante despliegue de trabajo que has hecho. Me encanta!!!
    Muchas gracias por compartir tantos recursos! Estoy deseando que empezar con mis peques :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victoria. Pues yo lo he hecho al revés. Primero descubrí "Emocionario" y después "Manual para soñar", aunque no ha sido hasta ahora que he empezado a trabajar el segundo. ¡Me alegro mucho de que te guste el trabajo que he realizado con el Emocionario y espero que te resulte útil!
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias por compartir tus ideas y tu trabajo. Me encanta y tomo nota para trabajarlo otro año.

      Eliminar
  10. En mi cole llevamos tiempo trabajando las emociones, en mi caso particular llevo invertido mucho tiempo buscando música y melodías que sugiera al alumnado ciertas emociones. Algunas de ellas coinciden, aunque las asocio a otras emociones, en cualquier caso me parece un trabajo fantástico que me allana el camino sobremanera. Muchisimas gracias y ehorabuena por ello. Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti. Es natural que algunos fragmentos musicales los hayas asociado a otras emociones, ya lo explico en el proyecto. Lo importante es que las emociones están entrando con fuerza en la escuela y ya somos muchos los que aprovechamos el poder de la música para relacionarlo con ellas.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  11. Muchas gracias por tu enorme trabajo y por compartirlo, lo cual demuestra tu gran generosidad. Estoy utilizando el Proyecto Emocionario con los alumnos a los k imparto refuerzo educativo, y me está funcionando muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu comentario, Patricia. ¡Cuántas buenas experiencias con este libro, tanto en casa como en la escuela!

      Eliminar
  12. Madre mía, Elena! Qué trabajazo!!! No sólo por el tiempo que has invertido sino porque me encantan las piezas musicales asignadas a cada emoción. Un trabajo de 10!
    Muchas gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias a ti, Nuria! ¡Me alegra mucho que te guste mi trabajo!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Elena! Sóc Miquel, mestre de música. Volia donar-te les Gràcies per compartir aquest magnífic material realitzat amb tanta Cura i Amor.Que important reconèixer que totes les emocions són part de la nostra totalitat, i que millor que mitjançant la música. Eres realment generosa compartint aquest projecte fet amb tanta dedicació perquè puguem emprar-lo amb els nostres alumnes.I com diu Plató
    "La Música dóna ánima a l'univers, ales a la ment, vol a la imaginació, consol a la tristesa i vida i alegria a totes les coses".
    Una forta abraçada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltíssimes gràcies, Miquel, pel teu comentari. Els mestres de música poden aportar molt a la preciosa tasca de l'educació emocional!
      Magnífica la cita de Platon.
      Una abraçada.

      Eliminar
  14. Maravilloso trabajo. muchas gracias por esta grandisima aportacion a la divulgación del conocimiento musical y emocional universal.y sobretodo muchísimas gracias otra vez por la cantidad de horas de tu tiempo que le habrás dedicado si ahora sabemos mas es culpa tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias.
      Y me alegro mucho de ser "culpable" (me gusta más la palabra responsable) de que algunos sepáis más gracias a mi blog :-)

      Eliminar
  15. Espectacular Trabajo!!! Maravilloso!!! Gracias, Gracias, Gracias por tu generosidad!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. ¡Qué ilusión de comentario!
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Enhorabona per aquest treball i moltíssimes gràcies per compartir-ho amb tots nosaltres. Em morc de ganes de posar-ho en pràctica.
    Al col·legi estem treballant l'Emocionari però sembla que aquest enfocament teu és més complet i trobe que millor. Eres un bon exemple de com l'esforç i el treball d'una persona, pot fer que les coses canvien a molts centres i per a molts mestres. Altra vegada, gràcies!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltíssimes gràcies, Purificación.
      El que dius és molt gratificant. Pensar que amb el meu blog estic impulsant el canvi en moltes altres persones (m'ho diuen molt) és molt més del que podria aspirar.
      Una abraçada!

      Eliminar
  17. Hola Elena: gracias por tu precioso y valioso trabajo con la música y las emociones. Estoy deseosa ya de ponerlo en práctica en mis clases de música y me gustaría también darle un enfoque creativo, en el que los alumnos, después de lo que tú propones, exploren las posibilidades sonoras de la voz y de los instrumentos Orff para expresar esas emociones. Veremos qué pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Asunción.
      Me encanta tu idea y seguro que te llevas gratas sorpresas.
      ¡Ya me contarás el resultado!
      Yo, por ahora, no puedo aventurarme a tanto dentro de la tutoría. Si algún día vuelvo al aula de música, ¡seguro que también exploro esa propuesta!

      Eliminar
  18. Hola Elena..
    Moltes gràcies per tota la feina feta.....és impressionant el que fas i comparteixes.
    Jo sóc educadora social i ara treballo amb joves de transtorns alimentaris ....m agrada molt la música i la treballo molt....forma part de mi.
    Dintre de les meves seccions m agradaria incluir coses teves.....que ser q les joves en poden treure molt profit.
    Et demano permís i et felicito per tot el que aportés a les emocions.
    Gràcies..
    Merce pla Reyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merce.
      Per descomptat tens el meu permís per emprar els meus materials amb els joves amb els quals fas feina. Per això ho comparteixo. L'única cosa que deman és que, si es comparteix en qualsevol mitjà de comunicació, se citi l'autoria i es posi un enllaç a la font original.
      Una abraçada i gràcies pel teu comentari!

      Eliminar
  19. Muy muy interesante! Gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
  20. Elena me parece que el trabajo que estas haciendo es muy "grande" muchas felicidades, es hermoso leerte y emocionante pensar que hay personas como tu en el mundo. Enseñar a los niños lo mas esencial...dejarse sentir y SER. Te aplaudo y tienes mi mas siencera admiracion. Yo como soy terapeuta Gestalt y trabajo tambien con flores de Bach y desde hace 3 años facilito un grupo de mujeres un domingo al mes...con el grupo estamos trabajando las emociones basicas y es impresionante ver como no hemos aprendido a gestionar nuestras emociones ni a darles un lugar, asi que en el grupo de "niñas adultas" esta siendo un gran descubrimiento y les esta encantando conocerse desde este otro lugar mas genuino. Asi que GRACIAS por tu trabajo con tus niños, son muy afortunados de tenerte como maestra, educadora, modelo de humanidad. Un abrazo. Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina. Muchísimas gracias por un comentario tan bonito. Me ha encantado lo de SER en mayúsculas, de eso se trata, ni más ni menos.
      El trabajo con adultos también debe ser fascinante, ya que nosotros no hemos tenido la suerte de recibir este tipo de educación desde niños, y al hacerlo de adultos la transformación es muy profunda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. EXTRAORDINARIO, MUCHAS GRACIAS LO APLICARÉ CON JOVENES DE SECUNDARIA LUEGO TE COMENTO...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En secundaria, en plena adolescencia, se puede hacer un trabajo emocional precioso.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. que genialidad. felicitaciones gracias infinitas por este aporte!!!!!!!! Laura desde Argentina (blog Alas de colibri)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. Es un orgullo recibir tantos mensajes valorando mi trabajo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. ¡Fantástico trabajo! Recién he adquirido el Emocionario y buscando aportaciones he encontrado este blog. Si tenía ganas de llevarlo a cabo, me has inspirado y las ganas ahora son infinitas. Gracias por compartirlo. Un abrazo. Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Rocío. No puede haber nada más gratificante para mí que inspirar a otros y motivarles.
      Seguro que disfrutas muchísimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Una completa maravilla.
    Soy docente de educación musical y también psicopedagoga y trabajo en un servicio de problemas emocionales y de conducta, esto es un tesoro, que la vida te bendiga siempre por este noble trabajo que has compartido, conozco cada una de las obras que has utilizado y claro que con solo ver el sentimiento que indicas que refleja y transportarse a la música de cada obra, me parece que logras identificar de una manera exacta y maravillosa cada sentimiento, mis niños van a disfrutar muchísimo esto, mil gracias! bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Wendy. Me alegro mucho de que te resulte útil para aplicar en el aula con tus niños.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. QUE MARAVILLOSA SELECCIÓN DE MÚSICA...Y QUE ACERTADA SU RELACIÓN CON LAS DIFERENTES EMOCIONES.
    Muchísimas gracias por compartir tu precioso trabajo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Elena,
    Soy maestra y el próximo curso seré tutora de 3º de Primaria. Me parece precioso el proyecto de las emociones y ya con música, me parece algo extraordinario. Muchas gracias por compartirlo. Quería preguntarte cómo tienes decorado el rincón/mural de las emociones. Si pudieras mostrarme una foto o indicarme alguna idea, es por hacerlo de tal forma que "enganche" a mis alumnos desde el principio. Muchísimas gracias!!
    Otra maestra de "emociones! jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Echa un vistazo a las fotos de la biblioteca de aula. En ese rincón tengo un mural con las ilustraciones de todas las emociones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. MUCHAS GRACIAS ELENA! POR EL APORTE!! GRACIAS DE TODO CORAZON!!!! SALUDOS DESDE PERÚ!

    ResponderEliminar
  28. Extraordinaria selección musical, gracias por este regalo tanto para mis alumnos y alumnas como para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mónica. Me alegro mucho de que te resulte útil. Un saludo.

      Eliminar
  29. Hola Elena, te escribo desde Colombia con mucho interes por todo tu maravilloso trabajo. Hasta ahora tengo la grata oportunidad de conocer tu blog y me parece interesantisimo todo lo que propones. Es una labor increible la que tenemos como docentes y un gran reto el de poder ofrecer acertadamente espacios en donde nuestros niños puedan aprender de si mismos, a conocerse y a saber controlar y manejar tantas situaciones que se les presenta. La educacion aun tan tradicional en mi Pais imposibilita mucho, mas aun se que de alguna manera puedo empezar a implementar algunas cosas incluso en casa con mi hijito. Trabajo con chiquitos de 1 a 3 años y queria consultarte que tan factible seria poder llevar a cabo este proyecto con ellos.
    Gracias por compartir tus conocimientos y bellas experiencias.
    Liz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lizda.
      Para las edades que me planteas es complicado llevar a cabo el proyecto tal y como lo planteo, pero nunca es temprano para introducirles en el mundo emocional con actividades adecuadas a su edad. Para los más chiquititos te recomendaría introducirles las emociones básicas a través de cuentos, imágenes, representaciones en clase, rincones, la música que propongo... y sobre todo verbalizándolas e identificándolas cada vez que las sienten.
      Un saludo.

      Eliminar
  30. Menudo trabajo!!! Me ha encantado!!! Muchísimas gracias por compartirlo con todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. ¡Me alegro de que te haya gustado tanto!

      Eliminar
  31. Eres un hallazgo para mi, acabo de descubrir tu blog por casualidad y me ha parecido fantástico. Llevo horas indagando y las que me quedan. Muchas gracias por compartir y por lo gran profesional que eres. Intentaré utilizar muchas cosas este curso que acaba de empezar. Feliz reencuentro con los alumnos y a disfrutar de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Angie. Es cierto que, si te engancha, tienes muchas horas por delante para explorar el blog. ¡Ya son dos años y mucho contenido!
      Encantada de que te resulte útil.
      ¡Feliz curso!

      Eliminar
  32. Gracias por tu trabajo y recomendaciones que facilitan la tarea.
    beset

    ResponderEliminar
  33. IMPRESIONANT! M'he quedat de pasta de moniato!
    És genial i espectacular la feina ben feta, totes molot ben encertades.
    FELICITATS!!!

    ResponderEliminar
  34. Formidable trabajo.Gracias por compartirlo con todos nosotros .Queríamos hacer algo parecido en nuestro centro y nos encontramos con este tesoro que tu has preparado¡¡¡Justo lo que buscamos!!!
    Esperamos que nos sea provechoso. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurora. Me alegra muchísimo que os sirva de ayuda para vuestro centro. ¡Ya me contarás qué tal la experiencia, aunque seguro que os va fenomenal!
      Un saludo.

      Eliminar
  35. Hola Elena. Creo que llegué a tu blog por un post de Facebook. Y digo creo, porque llevo un buen rato enlazando un post detrás de otro de tu blog y he perdido el motivo del porqué he encendido el ordenador esta mañana.
    Soy maestra interina desde hace solo dos años, y bueno, este año no he empezado a trabajar aún, así que todo lo que me llega a las manos, lo escudriño para ver cómo puedo aplicarlo a mis clases. Y ya no decimos si tiene tanta calidad y tan buen gusto como lo que nos presentas.
    Mi primera impresión de ti, (y no he leído aún tu pestaña "sobre mi"...) es ¡lo maravillosamente generosa que eres! No solo preparas tus clases y desarrollas proyectos tan bonitos y los compartes con las familias de tus alumnos, sino que los cedes desinteresadamente a otros docentes. Te agradezco mucho el esfuerzo y la oportunidad que nos brindas, pues el trabajo que has hecho es muy grande; y aunque podamos adaptarlo a nuestros niños y hacerlo más personal, para alguien como yo, que no pasa más de un año en el mismo colegio, (espero que esto cambie pronto...), es una labor que ya tenemos preparada y poder trabajar con ella directamente, es maravilloso.
    Desde hoy tienes otra alumna más... Felicidades y un millón de gracias.
    Lolie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lolie.
      Muchísimas gracias por tu precioso comentario. Aunque yo empecé publicando especialmente para las familias de mis alumnos, comentarios como el tuyo hacen que me sienta muy orgullosa y agradecida.
      Espero que te llamen pronto para que puedas trasmitir toda tu ilusión a unos alumnos que serán muy afortunados de tenerte como maestra.
      Un saludo.

      Eliminar
  36. Me parece una idea fantástica asociar cada emoción a una pieza musical
    Elena agradezco de corazón tus bonitas ideas y que las compartas con nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mavi. Encantada de que te guste.

      Un saludo.

      Eliminar
  37. Elena, dónde has conseguido las imágenes limpias de publicidad? Es que me gustaría elaborar las mías propias para mi aula de música? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel.
      Yo misma las escaneé del libro y edité las imágenes para que no se vieran los cortes.
      Un saludo.

      Eliminar
  38. BRAVA! BRAVA! I BRAVA! MOLTES GRÀCIES PER COMPARTIR LA TEUA FEINA.

    ResponderEliminar
  39. Muchísimas gracias Elena, me ha parecido un trabajo estupendo. Llevaba tiempo pensando en hacer algo parecido, y seguro que con toda la información que has compartido me atrevo a continuar con el proyecto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina. Me alegro de que te resulte útil y te animes a probar.
      ¡Seguro que te resulta muy satisfactorio!

      Eliminar
  40. ¡¡¡vaya trabajazo!!!!.....enhorabuena....vamos a trabajar las emociones en 5 años....y la música creo que las voy a añadir al proyecto que ya tenemos
    GRAAAAACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te resulte útil la música. Ya me contarás qué tal.
      Un saludo.

      Eliminar
  41. ¡Qué gran trabajo! Enhorabuena y muchas gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  42. ¡Què gran trabajo! Yo tenia muchas dudas sobre cómo trabajar el Emocionario en el aula, pero me has aclarado muchos puntos importantes. ¡Qué trabajazo has hecho asociandolo a piezas musicales!

    Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Me alegro de haber aclarado tus dudas :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Muchas gracias por compartir, es la mejor forma de aprender. Saludos desde Querétaro, México

    ResponderEliminar
  44. Muchas gracias es una buena selección, nosotras vamos a trabajar con los de infantil las emociones y la música y nos va a venir muy bien, MUCHAS GRACIAS.

    ResponderEliminar
  45. ¡impresionante trabajo Elena! El emocionario musical y todo el blog.
    Enhorabuena y muchísimas gracias por compartirlo. Es una fuente tremenda de recursos e inspiración para las personas que nos creemos que el mundo emocional forma parte nuclear del crecimiento humano y que, por tanto, tiene que estar presente en la escuela.
    MUCHAS GRACIAS de nuevo por tu trabajo y tu generosidad

    ResponderEliminar