Botones

Emocionario: ADMIRACIÓN

2 de septiembre de 2015

Como os comenté ayer, retomo el Proyecto Emocionario y continuamos donde lo dejamos. ¡Quedan ya muy pocas emociones! Hoy vamos a hablar de la admiración.



La ilustración era bastante clara. Al menos, podíamos deducir la historia que se escondía tras ella. Enseguida vimos que los pequeños animalitos escuchaban ensimismados (y con la boca abierta) la historia que les estaban leyendo. Entonces ¿qué podían sentir? ¿Qué emoción íbamos a tratar en esta sesión?

Biel probó con la inspiración, Ares con la envidia (siempre hay alguien que lo intenta con la envidia, ya que todavía no la hemos visto y la perciben como una emoción importante y que tenemos que trabajar en clase), Toni con la alegría, David con la irritación, Marc con la paz (nosotros la vimos como la serenidad), Carlos S. con el asombro (bueno, él dijo "asombración", jeje)... Entonces, les pregunté: "¿Qué podemos sentir por alguien que hace algo que creemos maravilloso?". Marc me contestó: "deslumbración" y Nico añadió: "admiración". Efectivamente, Nico, ¡admiración!

Nos cuenta el emocionario que la admiración es el aprecio que sentimos por alguien que tiene grandes cualidades o por algo que está fuera de lo común. Generalmente, cuando algo o alguien causa admiración en otro es porque dispone de atribuciones o consideraciones notables, positivas y originales, que impactan en este de manera desbordante. Sin embargo, hay que destacar el carácter subjetivo de la admiración, porque lo que para uno puede ser objeto de admiración, para otro puede  no serlo para nada.

Todas las personas tienen algo admirable, pero hay que saber verlo. Además, para admirar a los demás tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones (si nos creemos los mejores en todo, ¿a quién vamos a admirar?). Eso sí, de una manera sana y natural, desde la aceptación de que todos tenemos nuestras fortalezas y nuestros puntos más flojos, porque si nuestras limitaciones nos entristecen y nos impiden valorar al otro, pueden aparecer los celos.

Pusimos algunos ejemplos de situaciones que podían despertar nuestra admiración: un deportista que destaca por sus cualidades, una compañera que dibuja especialmente bien, una obra de arte... Fue una sesión muy sencilla porque todos tenían claro desde el principio en qué consistía la admiración, así que pronto pasamos a que contaran sus propias experiencias.

¿Qué o quién despierta admiración en niños de 6 y 7 años? Mis alumnos os lo cuentan:

  • Adrián: "cuando yo estaba jugando al fútbol, me tocaba contra El Playas (otro equipo) y había uno que era súper bueno. Y no podía dejar de admirarlo". Es un ejemplo muy común. Cuando nos dedicamos a algo y vemos a otras personas que tienen cualidades que nosotros no tenemos, o que son capaces de hacer cosas que nosotros no podemos, surge la admiración. ¡Y queremos hacerlo igual de bien!
  • Keyla: "cuando pones el blog en clase siento admiración". ¡Vaya, pues gracias por la parte que me toca! Aunque también puedes sentir admiración por todo lo que cuento sobre vosotros. ¡Sois unos fenómenos!
  • Lola: "siento admiración por Keyla porque pinta muy bien". ¡Sí, sois unas artistas las dos!
  • Claudia quiso poner dos ejemplos: "cuando mi papá tira desde tan lejos y encesta en la canasta" y "cuando mi tío y yo jugamos al 4 en raya y él me gana tan rápido porque es muy bueno". 
  • Ares: "siento admiración por un cuadro". No me supo decir cuál. Entonces le pregunté: "¿y dónde está el cuadro?". Y me contestó: "En un museo". Ah, ¡entonces seguro que era un cuadro fantástico!
  • Toni: "siento admiración por Luis porque escribe muy bien". ¡Tú también escribes muy bien cuando te esfuerzas!
  • Teo: "siento admiración por los cuadros que tengo en mi casa". Le pregunté si le parecían muy bonitos y me contestó: "sí, y son todos del mismo señor".
  • David: "cuando le lanzó mi padre la pelota a mi perro, la lanzó muy lejos y mi perro la cogió a la primera". Entonces, ¿sientes admiración por el gran lanzamiento de tu padre o por la gran habilidad de tu perro? ¡Seguro que por las dos cosas!
  • Luis: "siento admiración porque Teo pinta muy bien". ¡Cierto! 
  • Pablo C: "siento admiración por Marco porque hace los deberes muy rápido y también lo hace todo bien". ¡Es un crack!
  • Marc: "cuando un día estaba viendo un partido de fútbol, Barcelona contra Athletic de Bilbao, Messi se los quitaba a todos de encima y marcó un golazo por una esquina al portero". Sí, creo que medio mundo siente admiración por la gran habilidad de este jugador.
  • Marco: "lo mismo que Adri". ¡Vaya! ¡Ese jugador del Playas debe ser muy bueno!
  • Pablo S: "un día en mi casa estaba en mi cuarto y cuando lancé el coche no dio la vuelta, se mantuvo en pie". Entonces ¿sentiste una mezcla de asombro y admiración hacia ti mismo?
  • Nico: "un día mi abuelo Carlos hizo un cuadro. Un día nos lo mandó a nosotros y sentí admiración por él". Es que un cuadro bonito suele despertar admiración y si, además, lo ha pintado un familiar ¡todavía más!
  • Haizea: "siento admiración por mi abuela porque hace cuadros cosiendo". Vaya, ¡seguro que son preciosos!
  • Bruno también quiso poner dos ejemplos: "sentí admiración cuando estábamos jugando al fútbol todos contra mi primo Mario y nadie le podía quitar la pelota". ¡Este Mario podía con todos a la vez! Y el segundo ejemplo me dejó de piedra: "siento admiración por El Greco". Y yo: "¿¿¿¿Por el Greco????" y él: "sí, un pintor". Ya, gracias por la aclaración, pero sigo patidifusa por el hecho de que un niño de 6 años sienta admiración por El Greco... ¡Bruno, eres auténtico!
  • Óscar: "un día , viendo un partido del Barça, vi a Messi cómo metió un gol y sentí admiración". Sí, como le decía a Marc, tú y medio mundo...
  • Giulia: "siento admiración por dos cuadros que tengo en mi casa". ¡Vaya con mis niños! Veo que tienen una especial sensibilidad hacia el arte. Tendré que aprovecharlo en clase...
  • Carlos S: "sentí admiración por los cuadros de Joan Miró, cuando fui a la fundación". Si ya lo decía yo hace un momento...
  • Suyay: "siento admiración porque mi mamá toca bien el piano". Y más arte: pintura, música... ¡lo aprecian todo!
  • Carlos G: "siento admiración porque mi madre pintó un cuadro y era muy bonito". Definitivamente, el próximo curso tendremos que hacer algo relacionado con el arte.
  • Biel: "nunca he sentido admiración". No, Biel, eso no puede ser. Piensa un poco... Y entonces dijo: "cuando nos marcaron un gol por toda la escuadra y dije: ¡Guauuuuuu!". Efectivamente, ¡ese Guauuuuuu denota admiración!
  • Jaime: "siento admiración cuando mi padre va con el monopatín, porque lo hace muy bien". 
  • Keyla quiso volver a intervenir: "siento admiración por el calendario de clase y el reloj, y por toda la decoración, y todo lo que haces". Vaya, Keyla, de nuevo gracias. Sé que admiras muchas cosas de mí porque me lo demuestras día a día. ¡Y yo de ti! Eres una gran deportista, dibujas muy bien, te esfuerzas en tus tareas ¡y siempre sonríes!
  • Lola, que también es un amor, se sumó a Keyla diciendo que también sentía admiración por todo lo que yo hago. Eso sí, también es consciente de sus propias cualidades porque añadió: "siento admiración por lo bien que pinto yo". ¡Es que te esmeras mucho y eres muy perfeccionista!
  • Claudia acabó la sesión con una segunda intervención: "siento admiración cuando mi abuela hace formas con hilos de colores y hace cuadros que son mandalas". ¡Menuda artista!

¿Y a vosotros? ¿Qué os despierta admiración? A mí muchísimas cosas y personas, ¡desde niña! Eso sí, este año me declaro fan de mis alumnos. ¡No dejan de sorprenderme y enseñarme cosas día a día!

En breve, ¡una nueva emoción!

* Aunque yo no voy a utilizar las fichas de actividades porque mis alumnos son muy pequeños, aquellos que trabajéis el emocionario con niños de más edad, disponéis de unas fichas de trabajo preparadas para realizar después de cada emoción. Aquí podéis descargar la ficha de la admiración y aquí la solución.

Aquí si quieres adquirir el libro Emocionario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...