Botones

Emocionario: ORGULLO

25 de septiembre de 2015

Entramos en las tres últimas emociones del Proyecto Emocionario. ¡Esto se acaba! Eso sí, con una buena trayectoria de trabajo detrás ;-) Y la antepenúltima emoción es el orgullo.




Cuando mis alumnos vieron la ilustración, pudieron apreciar la belleza del pavo real. ¿Pero con qué emoción estaría relacionada? Estaban algo perdidos. Entonces les hice referencia a nuestra última sesión del emocionario, en la que hablábamos de la satisfacción. Les dije: "Cuando haces algo muy bien, te sientes...". Y Claudia añadió: "¡Orgulloso!". Muy bien, Claudia, hoy vamos a hablar del orgullo.

El orgullo es una valoración muy alta de algo, de un ser querido o de ti mismo. Sentirte orgulloso cuando haces algo bien está fenomenal (y que alguien a quien estimes se sienta orgulloso de ti también nos resulta muy satisfactorio), sin embargo, un exceso de estimación propia puede ser peligroso, pudiendo caer en el egocentrismo, la pedantería, la soberbia o la arrogancia. Es importante no querer ser siempre el protagonista ni sentirse por encima de los demás. Una actitud humilde siempre nos beneficiará. Eso sí, tampoco hay que caer en la falsa humildad. Con un buen autoconocimiento de nuestras virtudes y de nuestros defectillos, de nuestras capacidades, y con un buen sentido crítico, ¡podemos estar bien orgullosos de todas las metas que conseguimos! Y como meta, no me refiero a subir el Himalaya. ¡Cualquier pasito que nos haga avanzar ya es un logro! Y, de la misma manera que cuando hablamos de la satisfacción, si lleva implícito el esfuerzo, ¡todavía más motivo para sentirnos bien orgullosos! Superarse a uno mismo nos proporciona placer.

Creo que mis niños tuvieron bien claro en qué consistía el orgullo (y del sano) porque todos sus ejemplos fueron perfectamente válidos. Aquí están sus experiencias:

  • Marc quiso contarnos dos situaciones. La primera: "Un día, cuando me bañé en la piscina y mi padre me dijo que teníamos que salir, salí el primero y se sintió muy orgulloso de mí". Y la segunda: "Cuando yo me estaba portando muy bien, ordenando la habitación y limpiando los cristales, mi madre se sintió muy orgullosa de mí". ¡Si es que tienes muchos motivos para sentirte bien orgulloso!
  • Óscar: "Estoy orgulloso porque voy a ir a Xuño después de tanto esfuerzo en el cole". Y es que las recompensas, después de un esfuerzo, ¡saben mucho mejor!
  • Claudia también quiso contarnos dos experiencias. La primera: "Me siento orgullosa porque un día estaba en casa de mi abuela, el viernes y el sábado me quedé a dormir a su casa, y cuando estábamos en la habitación, con mi primo y mi hermana, habíamos destrozado toda la habitación, pero cuando acabamos de recoger toda la habitación, mi abuelo vino y se sintió muy orgulloso". Y la segunda: "Cuando un día, un sábado, me fui a casa de mi primo, nosotros fuimos al jardín a jugar. Cuando era hora de comer, me comí toda la comida porque había mucha, y me sentí muy orgullosa". Si es que Claudia es una joya ;-)
  • Teo: "Me siento orgulloso porque siempre que pinto un dibujo, le gusta a mi madre, y siempre lo colgamos!". ¡Eso es que eres un artista!
  • Bruno: "Me siento orgulloso por los videocuentos, de cómo lo haces tú". Vaya, muchas gracias, Bruno. ¡Y yo de vosotros, de cómo los narráis!
  • Pablo S: "Un día, en el cole, le dije a mi madre que aprendí a leer y se sintió muy orgullosa". ¡Claro que sí! ¡Es que aprender a leer es todo un logro y abre la puerta a un maravilloso mundo nuevo!
  • Carlos S. demuestra que sabe sentirte orgulloso tanto por sus logros como por los de los demás, poniendo dos ejemplos: "Me siento orgulloso de ti por tus videocuentos" y "Me sentí orgulloso por mis notas". 
  • Toni: "Me siento orgulloso por la canción de Sonrisa". Parece que nuestras actividades de aula y su reflejo en el blog cogen protagonismo. ¡Yo también me siento orgullosa de ese videoclip!
  • Luis: "Lo mismo que Bruno".
  • Haizea: "La segunda de Carlos S."
  • Biel: "Un día, cuando hacíamos un partido, metí tres goles y mi padre se sintió orgulloso". Meter tres goles en un partido es un buen motivo para sentirse orgulloso, ¡enhorabuena! Pero pasa como con las notas, no sólo hay que tener en cuenta el resultado, sino todo el esfuerzo y el camino avanzado. Puedes hacer un partido maravilloso y perder, al igual que hacer un mal partido y ganar.
  • David: "Me sentí orgulloso de Pablo C. cuando jugó a Super Smash Bros y ganó a Lucario". ¡Vaya, ganar a ese tal Lucario debe ser toda una hazaña!
  • Keyla: "Me siento orgullosa cuando en el libro del cole hago buena letra". ¡Ya puedes estarlo! ¡Tu esfuerzo se recompensa con una letra preciosa!
  • Adrián: "Lo mismo que Toni". ¡Tengo una sonrisa para regalarte...!
  • Marco: "Lo mismo que lo segundo de Carlos S.". De nuevo, las notas (extraordinarias, todo sea dicho de paso).

¿Y a vosotros? ¿Qué os llena de orgullo? A mí, por supuesto, ¡mis alumnos!

En breve, ¡una nueva emoción! ¡La penúltima!

* Aunque yo no voy a utilizar las fichas de actividades porque mis alumnos son muy pequeños, aquellos que trabajéis el emocionario con niños de más edad, disponéis de unas fichas de trabajo preparadas para realizar después de cada emoción. Aquí podéis descargar la ficha del orgullo. Y aquí la solución.


2 comentarios:

  1. Hola Elena! Gracias por compartir cada experiencia, idea y recurso con nosotros. Las escuelas deberían estar llenas de docentes con tu inteligencia emocional y profesionalidad. Ya tengo el libro Emocionario! La semana que viene empiezo con mis niños de 3°! Una pregunta, las imágenes las escaneas tu, o las puedo encontrar en la web de Palabras Aladas? Tienes algun apartado con lecturas o videocuentos relacionados con cada emoción? Gracias de nuevo! Buen curso y muchas sonrisas! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Gracias por tu comentario. Espero que disfrutes con tu experiencia en 3º.
      Las imágenes, efectivamente, las escaneo yo. No están disponibles en la web de la editorial.
      No tengo ningún apartado de lecturas o videocuentos relacionados con cada emoción, aunque sí se pueden buscar relaciones con muchos de los cuentos que trabajo.
      Yo este año voy a utilizar un libro que se llama "Cuentos para sentir", tanto el 1 como el 2, precisamente porque son cuentos relacionados con las diferentes emociones, y eso me ayudará a profundizar en el tema.
      Hoy en día encontrarás diferentes colecciones de cuentos relacionados con las emociones, además de vídeos interesantes (habitualmente cortos animados).
      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...