Botones

Emocionario: ACEPTACIÓN

9 de abril de 2015

Aunque seguimos de vacaciones, aprovecho para seguir avanzando en el Proyecto Emocionario, ya que tengo varias emociones trabajadas en clase pendientes de publicar. Esta semana quiero hablaros de la aceptación.


En este caso nos encontramos de nuevo ante una ilustración y una emoción que resultaba muy complicada de adivinar por mis alumnos, así que no tardé en decirles de qué se trataba.

Vimos en el emocionario que sentimos aceptación cuando nos quieren tal como somos, con nuestras virtudes y con todo aquello que tengamos que mejorar. Y también vimos que la sentimos cuando los demás reconocen nuestras capacidades y acciones. Por ejemplo, los aplausos, las palabras cálidas, una sonrisa o un abrazo son gestos que nos transmiten aceptación.

Creo que es esencial para el bienestar emocional de los niños y para el desarrollo de su autoestima que se sientan aceptados por las personas de su entorno: familiares, amigos, profesores... La falta de aceptación hace que nos sintamos incomprendidos.

Sin embargo, quise ir más allá de lo que supone sentirse aceptado por los demás (forma pasiva) y tratamos otra acepción de la aceptación (forma activa), ya que también me parece fundamental para nuestro bienestar emocional. Se trata del hecho de aceptarnos  a nosotros mismos y a las diferentes situaciones que se presentan en nuestra vida.

Todos, en diferentes momentos de nuestra existencia, desearíamos que la realidad fuese diferente a la que estamos viviendo. Ante una situación que nos produce malestar, podemos aceptarla o sufrir más de lo necesario, luchando contra una realidad inamovible, gastando energía de una forma inútil y dañina. Pero no hay que confundir aceptación con conformismo.

  • La aceptación consiste en tolerar una situación, pero moviéndonos a la acción. Podemos sobrellevar una situación desagradable en nuestra vida sin que nos genere un malestar excesivo, centrando la atención hacia otros ámbitos. Es, por tanto, abandonar la lucha ante algo que no tiene solución. Del mismo modo, aceptarnos a nosotros mismos no es conformarse con el presente y estancarnos en el mismo lugar "porque nos aceptamos tal y como somos", sino que al contrario, consiste en buscar una mejora continua.
  • El conformismo se da cuando no toleramos una situación, cuando nos desagrada algo y nos cerramos en banda, nos estancamos, nos rendimos porque pensamos que no podemos mejorar nuestra vida (o nuestra persona). Podemos caer en la lamentación y el victimismo.

Por tanto, es esencial aprender a aceptar la realidad, a la vez que hacemos algo para mejorar, en un futuro, aquella situación que nos desagrada.

¿Y qué nos han contado mis alumnos sobre la aceptación? Pues se han centrado en el tipo de aceptación de la que habla el emocionario, y han compartido situaciones en las que se sienten aceptados por diferentes personas que les rodean.

  • Bruno se sintió aceptado "cuando estaba con mi padre haciendo los deberes de Aloha. Cuando acabé, me dijo que muy bien porque no fallé ni una".
  • Lola, "cuando me diste las notas. Mi abuela me dijo que muy bien porque saqué buenas notas. Me sentí aceptada". Después de las intervenciones de varios compañeros, añadió que también se siente aceptada "cuando mi padre me da un abrazo".
  • Biel se sintió aceptado "cuando estaba en mi casa haciendo los deberes. Cuando terminé, mi madre me dijo: <Muy bien, ya sabes leer>". 
  • Marco nos contó la siguiente experiencia en la que se sintió aceptado: "Ayer por la noche, cuando estaba haciendo los deberes y acabé súper rápido, le pedí a mi madre que me corrigiese. Y mi madre me dijo: <Muy bien. Lo has hecho súper bien>". 
  • Claudia se siente aceptada "cuando voy a casa de mi abuela y juego con mi abuelo a las damas y gano. Él me dice que lo he hecho muy bien".
  • David se siente aceptado "cuando mi padre me dice de ir a jugar a fútbol porque sabe que me gusta".
  • Marc se siente aceptado "cuando mi padre me hace pizza de palito de cangrejo y también brócoli".
  • Keyla se siente aceptada "cuando me pones un sello en la mano". Entonces Biel añadió que  también se sintió aceptado "cuando un día vine a corregir y me dijiste que muy bien y me pusiste un sello en la mano".
  • Marco volvió a intervenir más tarde, comentando: "hoy, en educación física, he ganado y cuando me han aplaudido, he sentido aceptación". Entonces, Keyla, ha añadido que también se ha sentido aceptada "cuando en educación física he ganado 2 veces y Xavi y los demás me han aplaudido".

Me alegro que mis alumnos se sientan aceptados y, además, espero que vayan desarrollando su aceptación, ya que creo que puede ayudarles a mejorar su tolerancia a la frustración. Tan importante es la aceptación en nuestras vidas, que hay un tipo de intervención psicológica llamada "Terapia de aceptación y compromiso".

¿Vosotros os sentís aceptados? ¿Y pensáis que la aceptación es uno de vuestros valores personales?

¡En unos días, más!

* Aunque yo no voy a utilizar las fichas de actividades porque mis alumnos son muy pequeños, aquellos que trabajéis el emocionario con niños de más edad, disponéis de unas fichas de trabajo preparadas para realizar después de cada emoción. Aquí podéis descargar la ficha de la aceptación y aquí la solución.

Aquí si quieres adquirir el libro Emocionario.

4 comentarios:

  1. Me encanta este proyecto Elena! Con decirte que nos hemos comprado el libro en casa! Poco a poco lo iremos trabajando siguiendo tus posts. Muchísimas gracias por compartirlo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien, Eulàlia! Me alegra que te guste para princess.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me parece un proyecto ideal para trabajar las distintas emociones. Pero, en realidad me gustaría ver que tipo de actividades se pueden trabajar con ellas. Es decir, se puede hablar de aceptación en muchas vertientes,tal vez con la aceptación a diversidad cultural entre otras.

    Aún así, me ha servido de gran ayuda este posts, pondré en práctica muchos de los recursos que nos has regalado.

    Gracias,

    Un Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miriam.
      Efectivamente, a partir del trabajo con cada emoción, las actividades a realizar son múltiples. En el Proyecto Emocionario trabajo el concepto de cada emoción y exploramos en nuestra propia experiencia, pero luego en otro tipo de actividades sigo profundizando en ello, como por ejemplo, con los cuentos. Precisamente la aceptación a la diversidad (cultural y de otros tipos) es algo que he trabajado mucho en clase a partir de cuentos y vídeos.
      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...