Botones

Emocionario: INCOMPRENSIÓN

19 de abril de 2015

Hoy voy a contaros nuestra sesión del Proyecto Emocionario con la incomprensión.




Como siempre, partimos de la ilustración para trabajar la emoción. Todos mis alumnos tenían muchas ganas de adivinar de qué emoción se trataba, pero ¡no era nada fácil!

- Marc preguntó si era "ahogado" y le dije que eso no era una emoción.
- Óscar lo intentó con "observar", pero le dije lo mismo que a Marc.
- Biel preguntó si era la hostilidad, pero sus compañeros dijeron que la hostilidad ya la habíamos visto.
- Giulia habló de la tristeza, pero sus compañeros volvieron a decir que la tristeza ya la habíamos visto.
- Teo preguntó que si estaba asustado, pero también comentamos que el miedo ya lo habíamos trabajado.
- Ares lo intentó con la serenidad, pero sus compañeros insistían: "¡ya la hemos visto!". Bueno, veo que van recordando todo lo que hemos trabajado anteriormente :-)
- Claudia preguntó si estaba cansado. No es eso...
- Lola lo intentó con la desilusión. Tampoco es eso...
- Pablo S. preguntó si se trataba de la valentía. No, tampoco...
- Ares volvió a intentarlo con la envidia. ¡No, pero esa no la hemos visto todavía!
- Nico preguntó si era la preocupación. Tampoco...

Entonces, viendo que no la iban a adivinar, les propuse decirles qué era, y saltaron todos: "¡Nooooo! ¡No lo digas! ¡Queremos adivinarlo!". Aunque parezca una tontería, me encantó su reacción. Me demostraron que disfrutan con este proyecto y que se implican muchísimo. Entonces, les propuse decirles una pista. Y aceptaron.

Les dije: "No lo entiendo..."

Y me miraron confundidos.

Entonces insistí: "No lo comprendo..."

Y Lola saltó: ¡INCOMPRENSIÓN!

¡Súper, Lola! Hoy vamos a hablar de la incomprensión.

Vimos en el emocionario que la incomprensión nace de la falta de entendimiento con el otro. Como cuando intentamos explicar algo que nos ocurre o que pensamos, pero la otra persona no nos entiende. Otras veces, nos sentimos incomprendidos porque algo que hacemos no parece encajar con la opinión de los demás. Muchos genios tuvieron que enfrentarse a la incomprensión porque su pensamiento no concordaba con la época en que vivían.

Por mi parte, les dije que el diálogo es la base de la comprensión, y que hay que ponerlo en práctica siempre e intercambiar opiniones. ¡No hay que olvidarse del famoso "hablando se entiende la gente"! Por otra parte, si desarrollamos nuestra empatía, será más fácil que comprendamos a los demás. Del mismo modo, una actitud tolerante, ayudará a fomentar la comprensión entre todos.

¿Y qué me contaron mis alumnos sobre la incomprensión? Pues como siempre, se basaron en sus propias experiencias:

  • Marco se sintió incomprendido "un día que estaba en mi casa y no había hecho nada, mi madre me castigó y yo le dije: <¡Ay, es que no me entiendes!>". Entonces yo pregunté a Marco: "¿Y seguro que tu madre te castigó por nada, así de repente? Es que me resulta extraño...". Y entonces se explicó: "Estaba jugando, luego vino mi hermana, me hizo daño, se chivó a mi madre y me castigó a mí". Vaya... Algo no cuadra. En cualquier caso, como he dicho antes, hay que fomentar el diálogo. Seguro que si fuera así realmente, tu madre no te castigaría. ¿Hay algo que pasas por alto? Si no perdéis la calma, seguro que tu madre escucha los argumentos tanto tuyos como de tu hermana.
  • Giulia comentó: "Hoy en psico no entendía a (un compañero), porque todo el rato estaba pegando y gritando. Y se tiraba por los cojines". Si de verdad quieres entenderle, quizás podrías preguntarle por qué lo hace, o proponerle jugar a otra cosa.
  • Toni dijo: "Igual que Marco pero con mi primo". Ya, seguro que la mayoría tenéis historias en las que habéis recibido un castigo sin hacer absolutamente nada. La culpa era del otro. ¿No será que a veces nuestro punto de vista no es del todo objetivo? ¿Y si nos ponemos en la piel del otro?
  • Keyla comentó que "cuando Lola hace tonterías, no la entiendo". Pues te digo lo mismo que a los demás. Cuando Lola, que es una de tus mejores amigas, haga algo que no entiendas, habla con ella. Seguro que sabrá explicártelo. Yo nunca he visto hacer tonterías a Lola... Más bien algunas "payasadas" cuando está súper feliz. ¿No te parece genial? Yo la veo súper espontánea y contagia su felicidad a quien la rodea.
  • Biel comentó que "cuando tú no estás, (un compañero) hace el burro". ¿Ah sí? De lo que se entera una...
  • David dijo "lo mismo que Biel". Vaya, otro que lo confirma. ¿Y vosotros qué hacéis? ¿Os unís a la fiesta? ¿Le sugerís que muestre una actitud adecuada? Podríamos hacer una reflexión de esto...
  • Teo ha sentido incomprensión "cuando hoy en el patio Biel le quería cambiar a otro compañero un balón de oro por un taco grande de cromos y no quería. No lo entiendo". Bueno, es que lo que a ti te parece una buena opción, igual no lo es para otro. Quizás ese balón de oro, para él, tiene mucho más valor que un taco gigante de cromos. En cambio, para otro, en otras circunstancias, puede preferir ese taco de cromos (quizás si tiene muchos más balones de oro). Al final, se trata de intentar entender los motivos de cada uno y, sobre todo, respetarlos.
  • Claudia comentó que siente incomprensión "cuando mi hermana pinta una cosa. Cuando ha terminado, yo la miro y no la entiendo". Bueno, entonces pídele que te explique su obra. Seguro que cobra sentido. ¡Todos tenemos diferentes formas de expresar el arte!
  • Keyla, entonces, se animó y añadió que no comprende "cuando su primo hace algo raro con la plastilina". Pues más de lo mismo, Keyla, dile a tu primo que te lo explique.
  • Ares es otro de los "sufridores" que son castigados sin hacer nada. Comentó que se siente incomprendido "cuando estoy en casa viendo la tele y mi madre me castiga sin haber hecho nada". Insistí como a Marco: "Algo habrás hecho". Y entonces añadió: "Mi perro vino al sofá y me molestaba, y lo empujé y lo tiré al suelo". Aaaahhhh... Pues entonces algo ocurrió. Quizás tu madre consideró que habías mostrado una actitud demasiado brusca. ¿Le dijiste a tu madre que fue sin querer? ¿O que no calculaste la fuerza? ¿Le dijiste que intentarías ser más cuidadoso la próxima vez y que lo que menos deseas en el mundo es lastimar a tu perra? ¿O protestaste de malas maneras cuando tu madre te riñó por tu gesto? De una misma situación, en función de nuestras reacciones, puede surgir la incompresión, o por el contrario, la comprensión.
  • Lola dijo "no entiendo a Eric porque hace tonterías".  Vaya, y Keyla no te entiende a ti porque  dice que la que haces tonterías eres tú. ¿No sois un poco rígidos? Está genial hacer tonterías de vez en cuando... Diálogo, empatía, tolerancia y aceptación. Uoooommmmm...
  • Nico comentó que "cuando mi hermano dice una palabra, no la entiendo a veces". Bueno, eso es porque es pequeño. ¡Yo no entiendo la mitad de las cosas que dice mi hijo! Pero como tú sabes lo importante que es el entendimiento, puedes pedirle que lo repita o que te lo diga de otra manera. También puedes ayudarte de la comunicación no verbal. ¡Da muchas pistas!
  • Carlos G. no entiende "cuando tú te vas y (un compañero) se tira al suelo". Vaya, más trastadas, y eso que tenemos un secretario para cuando me ausento del aula un momento. En fin, repito lo mismo que con Biel y David. Hablad con él :-) Igual sólo quiere llamar vuestra atención y ser gracioso. Quizás es su manera de intentar caer bien o hacer nuevos amigos. Cuando algo os extrañe del comportamiento de alguien, preguntad.
  • Óscar contó algo similar, de dos compañeros que, según él, muestran una actitud inadecuada cuando yo no estoy. "No lo entiendo". Pues visto lo visto, no es tan raro, jeje.
  • Giulia volvió a participar diciendo que "no entiendo a mi perro porque le encanta comer papel". Bueno, aquí el diálogo se hace un poco más difícil, pero siempre puedes preguntar a su veterinario, que seguro que sabe mucho de eso. La "pica" es un trastorno que consiste en comer cosas sin ningún tipo de valor alimenticio (papel, tierra, tiza...), pero no conozco el comportamiento de los perros. Entonces... la famosa excusa de "mi perro se comió los deberes" ¡puede ser real! ;-)
  • Claudia también se animó y volvió a intervenir diciendo: "cuando mi madre pone algo en la tele y dice algo de las noticias. Yo no entiendo al señor de las noticias". Haizea añadió que ella tampoco entendía al señor de las noticias. Pues no me extraña, el señor de las noticias a veces cuenta algunas cosas que son muy difíciles de comprender...

¿Qué? ¿Pensáis que entre todos podremos añadir una pizca de comprensión a este mundo, a veces un poco loco, en el que nos ha tocado vivir? ¡Espero que en el aula, al menos, haya grandes dosis de comprensión!

¡En breve, una nueva emoción!

* Aunque yo no voy a utilizar las fichas de actividades porque mis alumnos son muy pequeños, aquellos que trabajéis el emocionario con niños de más edad, disponéis de unas fichas de trabajo preparadas para realizar después de cada emoción. Aquí podéis descargar la ficha de la incomprensión y aquí la solución.

2 comentarios:

  1. Hola Susana,

    El secretario es un encargado de aula. Viene a ser el ayudante del maestro, que hace aquellas funciones que no vienen determinadas por el resto de encargados, o aquello que el maestro le encargue. Una de sus funciones es vigilar el aula cuando el maestro se ausenta. Puedes ver cómo nos organizamos en el siguiente post:

    http://www.auladeelena.com/2014/10/como-nos-organizamos-encargados-de-aula.html

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...