Día Internacional de la Felicidad

¿Un día al año para ser feliz? ¡Nooooo! Los días internacionales sirven para concienciar, sensibilizar, llamar la atención sobre un tema o problemática que afecta a la sociedad en general. Desde 2013 (estamos hablando de una fecha muy reciente), las Naciones Unidas celebran el 20 de marzo el Día Internacional de la Felicidad, como reconocimiento del importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo.


Pero ¿qué es la felicidad? ¿Es un ansiado estado que muchos persiguen durante toda su vida sin alcanzar jamás? ¿Es una meta? ¿Es el camino? ¿La felicidad me viene dada o la creo yo? Mmmmmm...

Sin pretender ofrecer la clave de un tema tan estudiado y controvertido, voy a analizar y a poner sobre la mesa algunos aspectos relacionados con la felicidad con el simple objetivo de reflexionar sobre ella y ofrecer algunas pautas que nos puedan ayudar a contribuir a nuestro bienestar.



DEFINICIÓN DE FELICIDAD

¿Qué dice la RAE sobre la felicidad?
  1. Estado de grata satisfacción espiritual y física.
  2. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a ser feliz. 
  3. Ausencia de inconvenientes.


Como suele pasar, estas acepciones me quedan cojas. Así que, como no podría ser de otra manera, voy a abordar el concepto desde el enfoque de la educación emocional.


FELICIDAD DESDE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL

Los que seguís habitualmente el blog sabréis que hay diferentes modelos de educación emocional, y que yo suelo trabajar siguiendo el modelo de Rafael Bisquerra. La quinta competencia emocional de este modelo es precisamente "Habilidades de vida y bienestar". Vamos a ver esta competencia con detalle, qué significa y qué subcompetencias abarca.

Es la capacidad de adoptar comportamientos apropiados y responsables para afrontar satisfactoriamente los desafíos diarios de la vida, ya sean personales, profesionales, familiares, sociales, de tiempo libre, etc. Las competencias para la vida permiten organizar nuestra vida de forma sana y equilibrada, facilitándonos experiencias de satisfacción o bienestar.


Incluye las siguientes subcompetencias:

  • Fijar objetivos adaptativos. Es la capacidad para fijar objetivos positivos y realistas. Para redactar objetivos os recomiendo la metodología SMART. Si no la conocéis, podéis buscar información por la red. Habitualmente los artículos están orientados a objetivos de empresa, sin embargo, los docentes también trabajamos con objetivos, que muchas veces quedan algo difusos. Y para nuestros objetivos personales, ¡es una herramienta fantástica! Aquí os dejo un enlace que explica claramente en qué consiste.
  • Toma de decisiones. Consiste en desarrollar mecanismos personales para tomar decisiones sin dilación en situaciones personales, familiares, académicas, profesionales, sociales y de tiempo libre, que acontecen la vida diaria. Supone asumir la responsabilidad por las propias decisiones, tomando en consideración aspectos éticos, sociales y de seguridad. ¡Casi nada! Que, ¿cómo se os da esta competencia?
  • Buscar ayuda y recursos. Es la capacidad para identificar la necesidad de apoyo y asistencia y saber acceder a los recursos disponibles apropiados.
  • Ciudadanía activa, participativa, crítica, responsable y comprometida. Implica reconocimiento de los propios derechos y deberes; desarrollo de un sentimiento de pertenencia; participación efectiva en un sistema democrático; solidaridad y compromiso; ejercicio de valores cívicos; respeto por los valores multiculturales y la diversidad, etc. Esta ciudadanía se desarrolla a partir del contexto local, pero se abre a contextos más amplios (autonómico, estatal, europeo, internacional, global). 
  • Bienestar emocional. Es la capacidad para gozar de forma consciente de bienestar emocional, subjetivo, psicológico, personal, hedónico, eudemónico, profesional, global. El propio bienestar se transmite a la familia, los amigos, el trabajo, la sociedad. Las aportaciones de la psicología positiva han redescubierto el valor de las virtudes y fortalezas humanas como fuente de bienestar. El auténtico bienestar no es un placer egoísta, sino que se fundamenta en unos valores que propician el bienestar general.
  • Fluir. Es la capacidad para generar experiencias óptimas en la vida profesional, personal, social, tiempo libre y en múltiples situaciones de la vida. Es el famoso flow, cuando el tiempo parece que vuela. Aquí un artículo que habla sobre cómo fluir nos hace felices.
  • Emociones estéticas. Son las que se experimentan ante la belleza o ante una obra de arte de cualquier tipo (literatura, pintura, escultura, arquitectura, música, danza, cine, etc.). Las emociones estéticas proporcionan una sensación de bienestar. Conviene enseñar a disfrutar con las emociones estéticas y potenciarlas para el bienestar personal y social. Que, ¿cómo vamos en cuanto a sensibilidad?

Aquí os dejo esta competencia en forma de esquema.



¿Y cómo desarrollar esta competencia? Bueno, pues como todas las competencias, con práctica y con la voluntad de hacerlo. Podéis trabajar cada competencia y subcompetencia con diferentes dinámicas y actividades que se os ocurran en función de vuestras necesidades, así como con otras pautas que diseñéis para tal fin. Sin embargo, si no sabéis muy bien por dónde empezar, os ayudarán muchísimo los diferentes programas de educación emocional que ya he compartido en el blog (ver en el apartado contenido), especialmente el de Guipuzkoa, ya que las actividades están organizadas siguiendo las cinco competencias del modelo de Rafael Bisquerra.

Aun así, quiero recalcar que no conviene empezar la casa por el tejado, es decir, que es importante haber trabajado el resto de competencias emocionales (conciencia emocional, regulación emocional, autonomía emocional y competencias sociales). Querer abordar cuestiones de mayor nivel sin haber trabajado aspectos previos necesarios para su adquisición, puede hacer que no obtengamos los resultados esperados e incluso ser contraproducente. Para que lo entendáis, es como querer abordar matemáticas universitarias sin saber sumar o restar. De verdad, hacedme caso, empezad siempre por la conciencia emocional y trabajando progresivamente el resto de competencias.



FELICIDAD EN UNIVERSO DE EMOCIONES

No sé si conocéis este libro, que viene a ser un manual de instrucciones del póster, un proyecto de Eduard Punset, Rafael Bisquerra y PalauGea. Fue un reto de hacer visible lo invisible, de "materializar" las emociones, que estas se mostraran a nuestros ojos en un soporte físico. No voy a extenderme a hablar del libro porque daría para un post completito, pero sí os diré que compara el mundo de las emociones con el universo cósmico a modo de metáfora.


En cuanto a la felicidad, aquí algunos apuntes del libro.

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias. John Locke.
Felicidad es una palabra que suscita emociones. Hay personas que aspiran a la felicidad y les gusta desear felicidad a los demás. También hay personas a las que les gusta leer sobre la felicidad, reflexionar sobre ella y aprender a ser felices. Otras personas consideran que la felicidad es inasequible en este mundo, ya que es imposible ser felices conociendo la realidad que nos rodea.

Cada uno reacciona ante la palabra felicidad en función de las múltiples experiencias que haya podido tener en torno a ella a lo largo de su vida: cómo han sido sus experiencias familiares, la educación, amigos, compañeros, lecturas, reflexiones personales, medios de comunicación, etc.

Respetando lo que cada uno puede pensar al respecto, conviene decir que en el fondo la mayoría de las personas busca la felicidad. Sean o no conscientes de ello.

Lo primero a tener en cuenta es que la felicidad no se rige por la ley del "todo o nada". Es una cuestión de grado, que va variando continuamente, de tal forma que todas las personas son en todo momento felices en cierto grado.

Por otro lado, la felicidad no suele ser fugaz, como el placer o la alegría, sino que mantiene una cierta estabilidad en el tiempo. Esta estabilidad es debida a en gran medida a que esta no obecede a los continuos vaivenes externos, sino que es el resultado de las acciones intencionales de la persona, de su actitud y su predisposición interior. Es como el fruto de un trabajo personal profundo de interioridad. Cada uno va construyendo su propia felicidad y contribuye a la felicidad de los demás con sus actitudes, sentimientos, pensamientos y acciones. Aunque no siempre somos conscientes de ello.

La mayor felicidad procede del amor.

Aquí tenéis la galaxia de la felicidad, que se relaciona con armonía, calma, bienestar, dicha, dulzura, equilibrio, florecer, fluir, gozo, mindfulness, paz interior, placidez, plenitud, relajación, saborear, satisfacción, serenidad, sosiego, tranquilidad.


Este solo es un fragmento del póster, ya que faltan el resto de galaxias, asteroides, cometas, materia interestelar y su relación entre ellas. Lo que sí quiero destacar, antes de dejar este apartado, es que en la constelación de las galaxias de las emociones negativas* (miedo, ira, tristeza) se produce un campo gravitatorio de extraordinaria potencia. Tanto es así que es muy difícil escapar de estas fuerzas. Las emociones positivas* no tienen un campo gravitatorio tan potente. Por eso, si no vamos con cuidado, podemos quedar anclados en el campo gravitatorio de las emociones negativas. Esto debe ayudarnos a comprender que hay que hacer un esfuerzo para superar el campo gravitatorio de la constelación de las emociones negativas para poder aproximarnos a la constelación de las positivas.

De hecho, hay más palabras para describir emociones negativas que positivas, y esto se debe a que somos más sensibles a lo negativo que a lo positivo. Los acontecimientos que activan las emociones negativas suelen ser más frecuentes. Además, las emociones negativas son más intensas y más duraderas que las positivas. Por naturaleza estamos más sensibilizados ante lo negativo que ante lo positivo. Y es que las emociones negativas tienen una función especial para aumentar las probabilidades de supervivencia, mientras que las emociones positivas no son indispensables para sobrevivir, sino que van orientadas a la felicidad. Estamos programados para procurar aumentar las probabilidades de supervivencia, no para ser felices. Ser felices significa nadar contracorriente. Los impactos emocionales negativos que recibimos son superiores en número y en intensidad a los positivos. En cambio, las emociones positivas las tendremos que buscar y construir. Así como las emociones negativas nos llegan inevitablemente, las positivas hay que desarrollarlas con aprendizaje. Por tanto, este punto es clave de cara a la importancia de la educación emocional. El esfuerzo merece la pena.

*Emociones positivas y negativas no entendidas como buenas o malas (todas son buenas y necesarias) sino como si produce bienestar o no produce bienestar.

Aquí si quieres adquirir el libro Universo de emociones


FELICIDAD Y MINDFULNESS

No podía abordar un tema como es la felicidad y pasar por alto el mindfulness. La práctica regular de mindfulness aumenta la liberación de serotonina y endorfinas por el hipotálamo. Sobra decir que produce cambios a nivel cerebral que ya están científicamente demostrados. Aquí tenéis un artículo que habla de estos cambios en el cerebro

Por otro lado, también se han constatado una serie de beneficios en las personas que practican. En esta tabla se ven agrupados por áreas. ¿Pensáis que contribuyen a la felicidad?

¡Practica a diario mindfulness! No es casualidad que científicos de la Universidad de Wisconsin establecieran que Matthieu Ricard (monje tibetano de origen francés que vive en una región remota de Nepal) es el hombre más feliz del mundo tras analizar la actividad de su cerebro en el marco de un estudio de 12 años sobre meditación y compasión. Por cierto, ¡tomad nota! Según Ricard, el factor clave que puede matar la felicidad es el hábito dañino de compararse con los demás. La comparación es el asesino de la felicidad, afirma.


OTROS DATOS INTERESANTES SOBRE LA FELICIDAD

  • La felicidad es productiva (y si no, que se lo digan a Google, que basta ver sus instalaciones y lo que invierte en el bienestar de sus trabajadores). La felicidad laboral cotiza al alza cada día más. Las empresas deben ocuparse de algo más que el sueldo. La ciencia avala que un trabajador satisfecho es más productivo.
  • La UNAV (Universidad de Navarra) afirma que el humor y la risa produce en las personas una mejora de la salud física y mental, un sistema inmunológico más efectivo, un 40% menos de infartosmenor dolor y más longevidad. Por tanto, ¡ríe todos los días mínimo 15 minutos!
  • La serotonina es clave en la recuperación medular. Un equipo de investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Edimburgo ha constatado en modelos animales que la serotonina (neurotransmisor) es un elemento clave para la recuperación tras una lesión medular. 
  • Investigaciones recientes han demostrado que el estrés y la depresión afectan la formación de nuevas células nerviosas en el cerebro, proceso conocido como neurogénesis, y que este efecto inhibitorio puede contrarrestarse a través de tratamiento antidepresivo. Mario Alonso Puig afirma que el 60-80% de enfermedades están asociadas a pensamientos tóxicos. (Y sobre esto hablaré en otro post porque creo que conviene verlo con detenimiento).
  • Dar produce felicidad. Dar, aunque se una pequeña cantidad, produce satisfacción. Dar no es solo dinero, también otras cosas: tiempo, escucha, gracias, reconocimiento, abrazos. Es un circuito de recompensa que no se agota, pues siempre es diferente (Universidad Británica Columbia y Harvard Business School). 
  • Los adolescentes tienen cerebros hipermotivados, con una gran respuesta en el cuerpo estriado ante posibles recompensas. Por ese sistema de recompensas tienen muchas conductas de riesgo. Sin embargo, se ha descubierto que este sistema se estimula igualmente ante conductas transcendentes (pro-sociales, más felices y menos posibilidades de depresión).  (Universidad de Illinois). Así que potenciemos la prosocialidad en nuestros jóvenes para aumentar la felicidad y evitar conductas de riesgo.
  • ¿Cómo son las personas felices? Las personas felices ven el futuro con esperanza, son agradecidas y conversan sobre temas trascendentes (Universidad de Arizona y Universidad de Washington). No podía faltar la palabra gratitud en un post que trata la felicidad. También es de sobra conocida la relación entre gratitud y felicidad.


ALGUNOS LIBROS SOBRE FELICIDAD

A ver, libros sobre felicidad hay muchísimos, sin embargo yo voy a destacar algunos que yo tengo y conozco de primera mano.


Cuentos para educar niños felices


Sí, lo sé, adoro los libros de Begoña Ibarrola y ya lo he dicho en muchas ocasiones. Sin embargo, este no puede venir más al caso. Como ya escribí un post sobre este libro, os dejo el enlace para no repetir la información.



Aquí si quieres adquirir Cuentos para educar niños felices


Be happy


¿Recordáis el mini-libro Be happy? También tengo un post sobre él. En este caso, además, vuelvo a compartir el vídeo que realicé con mis alumnos porque ¡es una inyección de energía positiva llena de claves para la felicidad!




Aquí si quieres adquirir el libro Be Happy


Felices


Este nuevo libro de Elsa Punset me lo regaló mi marido y no puedo hablar por completo de él porque todavía lo estoy leyendo. Sin embargo, ¿qué decir de los libros de Elsa Punset? No necesitan presentación. Aquí os dejo la reseña del editor:

Una fantástica mezcla entre inspiración y conocimiento nos acerca a la felicidad a través de un gran viaje. Con una calidez excepcional, este libro consigue dar herramientas al lector para llegar a la felicidad a través de la sabiduría que ha ido acumulando la humanidad a lo largo de los siglos y a lo ancho del mundo. Un libro abierto y vital que nos invita a hacer un viaje fascinante y nos da mil y una posibilidades para que cada uno encuentre su propia manera de sentirse bien. 

La autora emprende el viaje primero a través de las civilizaciones perdidas del mundo. ¿Qué hacían los antiguos griegos o los romanos para sentirse mejor? Nos sumerge también en la herencia de amor que nos han legado los grandes poetas, artistas, científicos y otros sabios de nuestros días, a través de los cuales podremos aprender a conocernos mejor a nosotros mismos. Sin olvidar las importantes lecciones de vida que podemos aprender viajando por el mundo: cada parte del planeta esconde sabiduría, y conocerla es tener maneras diferentes de mejorar nuestro día a día.



ÍNDICE DEL PLANETA FELIZ

¿Sabéis que la felicidad de un país se puede medir? Existe un ranking por países en función de su nivel de felicidad. Se llama Índice del Planeta Feliz y se mide cada 3 años. Encontraréis toda la información de su informe en inglés, sin embargo, también hay páginas como esta en la que se encuentra mucha información. Si pulsáis sobre el título de las diferentes columnas (países, ranking felicidad, índice felicidad y la variación de la felicidad a lo largo de los años) se ordenan los países en función de la instrucción. Me ha parecido, cuanto menos, curioso. ¿Adivináis el país más feliz en 2018? Finlandia. En cualquier caso, mirando por encima las estadísticas en los diferentes años del estudio, los países nórdicos están siempre en el top 10. Por cierto, España está en el puesto 36.






7 SECRETOS PARA SER FELIZ

No sé si tuvisteis el placer de ver el paso del Dr. Mario Alonso Puig por el programa El Hormiguero. Bueno, creo que ha estado en más ocasiones, sin embargo, yo me refiero a los 7 programas (uno semanal) en los que compartió 7 secretos para ser feliz. Aquí os dejo los vídeos, que vale muchísimo la pena ver. Son cortitos (unos 5 minutos), pero con un contenido sublime. Vale, sí, lo reconozco. ¡Me declaro fan absoluta de este hombre! Además, desde que pude ver una de sus ponencias en vivo y en directo ¡todavía más!















No me digáis que no es un placer escucharle y que su contenido es una joya. ¿Preparados para ser felices?


FELICIDAD Y ESCUELA

Y para acabar, una reflexión.

Si preguntamos a los padres: ¿Qué deseamos para nuestros hijos? Lo más probable es que las respuestas hagan referencia a la felicidad o a alguna de sus formas: bienestar, calidad de vida, autorrealización, salud, etc.

Sin embargo, si preguntamos: ¿Cuál es la finalidad de la escuela? Las respuestas suelen ir orientadas hacia adquirir conocimientos, aprender para una profesión, ser un hombre/mujer de provecho…

Es curiosa la divergencia entre los dos tipos de respuestas, como si estuviéramos hablando de cosas distintas. Por pura lógica, lo que más deseamos para nuestros hijos es lo que deberían aprender en la escuela.


"En casa se educa y en la escuela se enseña". ¿De verdad? ¡Qué daño ha hecho esta frase! (Que todavía se oye y no solo en la calle sino, lo que es peor, ¡en las propias escuelas!). Por favor, señoras y señores, educamos aunque no queramos. Educamos constantemente, simplemente con nuestra presencia, con nuestra manera de comportarnos. Somos el espejo en el que se miran nuestros alumnos. Y por eso deberíamos ser los docentes los primeros destinatarios de la educación emocional.

"Conócete a ti mismo", decía Sócrates. Sin embargo, desde entonces, la educación se ha centrado en conocer el mundo exterior y se ha olvidado de conocernos a nosotros mismos.

Ahí lo dejo...
GuardarGuardar


CONVERSATION

1 comentario

  1. Hola, Elena. ¡Qué post más chulo! Nos ha gustado mucho cómo has hablado de este día tan especial. Tu post nos ha parecido muy interesante y completo, ya que explicas el concepto de felicidad desde el enfoque de la educación emocional. Nosotros –Enciasgum- también hemos escrito un post sobre el Día Internacional de la Felicidad, y nos gustaría mucho que le echaras un vistazo y nos dieras tu opinión. Te dejamos el link por si te animas a pasarte: http://www.enciasgum.es/dia-internacional-de-la-felicidad/

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *