Botones

Cuéntame un cuento: La ovejita que vino a cenar

5 de octubre de 2014

Mañana empezamos una nueva semana y, con ella, un nuevo cuento de nuestro Proyecto Cuéntame un cuento.

El cuento con el que quiero sorprender a mis alumnos es nada más ni nada menos que la simpática y tiernísima historia "La ovejita que vino a cenar".



"En casa del viejo lobo hambriento para cenar siempre hay una miserable ¡¡¡sopa de verduras!!! Pero una noche, llaman a la puerta de su pequeña cabaña y se trata ni más ni menos que de una pobre ovejita que se ha perdido. El lobo entonces empieza a planificar el suculento guiso con que se llenará el estómago... Pero la ovejita no quiere convertirse en el gran manjar del lobo, lo que quiere es ser su ¡AMIGA!"

Cuando leí este cuento por primera vez, me pareció un cuento "como los de antes". Sencillo y muy, muy tierno (aprovecharemos para recordar la ternura como emoción trabajada en nuestro Proyecto emocionario). En fin, ¡que me encantó!. Además, tiene unas ilustraciones preciosas y que nos revelan a la perfección las emociones tanto del lobo como de la ovejita. ¡Podrían transmitirse aún sin texto! Como valores, destacan la amistad, la solidaridad y la necesidad de ayudar a los más débiles. Y como emoción principal, lo he comentado anteriormente: la ternura. Y es que, si recordarmos nuestro emocionario, dice en una de sus frases: "Sentimos ternura ante personas, seres y objetos indefensos o que no parecen amenazadores".

Imaginaos la escena. Un hambriento lobo sueña con un buen estofado mientras prepara, refunfuñando, una sopa de verduras... y ¡de repente, allí lo tiene, delante de sus ojos! Una pobre ovejita que se ha perdido le pide cobijo.


¡Pero esa ovejita no iba a ser tan fácil de cocinar! Para empezar, estaba helada de frío. Y el viejo lobo pensó en darle un poco de calor, porque no le gusta nada de nada la comida fría. Después, la ovejita tenía hambre. Y el viejo lobo pensó que no podía comerse una ovejita a la que le sonaran las tripas porque podía darle una indigestión, así que le dio una zanahoria (¡y de paso sería el relleno!). ¿Qué más puede pasar? Pues todo un encadenado de situaciones que harán que el lobo se enternezca... ¿Será el viejo lobo tan feroz como lo pintan?


Si queréis saber más, ¡ya sabéis!

Y cuando acabe la semana, como ya es habitual, os contaremos nuestra experiencia en clase. ¡Seguro que será muy buena!

Aquí podéis adquirir el libro La ovejita que vino a cenar

2 comentarios:

  1. La verdad es que pinta muy bien. Mañana, que tenía el día programado para hacer unas compras, voy a aprovechar para ir a la librería. ¡Se van a poner las botas conmigo!, jaja. La semana pasada ya compré el Emocionario y esta semana voy camino de seguir añadiendo a mi biblioteca varias de tus recomendaciones. ¡Qué ilusión el empezar a crear el material que me acompañará en mis futuros años como docente!. Y yo, cada vez que eche mano de algunos de tus libros recomendados, recordaré siempre este entrañable espacio de "El Aula de Elena" con una sonrisa. ¡GRACIAS ELENA! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eugenia. Todos tus comentarios desprenden un enorme cariño. Si quieres saber más del cuento antes de comprarlo, puedes ver el vídeo de nuestra experiencia. en esta entrada: http://www.auladeelena.com/2014/10/-experiencia-la-ovejita-que-vino-a-cenar.html
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...