Botones

Cuéntame un cuento: Respira

18 de septiembre de 2016

Hoy os traigo un nuevo cuento dentro del Proyecto Cuéntame un cuento, un cuento que nos va a ayudar a introducir a los niños en el mundo de la meditación, haciéndoles tomar consciencia de su respiración: Respira


- Mamá, ¡hoy no puedo dormir!
- ¿Por qué?
- No lo sé... Estoy nervioso y mi cabeza no para de pensar, de pensar y pensar...
- ¿Quieres que te enseñe a respirar?
- ¿R E S P I R A R? ¡Si yo ya sé respirar!
- ¿Pero te has parado alguna vez a ver cómo lo haces? Por dónde entra y sale el aire, si llenas más la barriga o el pecho, si lo haces poco a poco o con prisas...


Así comienza el cuento Respira, con este diálogo entre un niño y su madre, y a través de él, la autora nos enseña ejercicios de interiorización y respiración consciente. Los que seguís habitualmente el blog ya sabréis que en mi aula dedicamos unos minutos al día (al volver del patio) a la meditación. Este curso vuelvo a primero de primaria con alumnos nuevos, y me pareció que introducirles a esta técnica a través de este cuento podía ser una buena idea. Y no me arrepiento, porque lo cierto es que les ha gustado mucho :-)

En primer lugar, les leí el cuento entero, mostrándoles las ilustraciones, y la segunda vez ya nos pusimos a practicar los diferentes ejercicios todos juntos. Así, casi sin darse cuenta y como si fuera un juego, se iniciaron en el mundo de la respiración consciente. Después, días posteriores, ya hemos estado trabajando con los audios de Tranquilos y atentos como una rana, aunque de vez en cuando seguíamos practicando los ejercicios de respiración que propone el libro. Al final, pienso que lo ideal es dotar a los niños de diferentes recursos para que, en el momento que lo precisen, puedan aplicarlos fácilmente.

¿Y por qué es importante respirar bien? La autora nos invita a contemplar a un bebé durmiendo: todo él respira, su barriga se mueve en cada inhalación y exhalación. Pero, con el paso de los años, vamos perdiendo esta respiración más abdominal y completa, el diafragma empieza a atrofiarse y pasamos a una respiración más superficial. Recuperar una respiración plena es un paso muy importante para volver a conectar con nuestro cuerpo, que nos lleva al aquí y al ahora (mindfulness). Si enseñamos a los niños cuando son pequeños, les estamos dando herramientas para que puedan vivir con más profundidad a partir del acto más sencillo y necesario que todos hacemos: respirar.

La respiración se relaciona directamente con nuestras emociones: cuando estamos nerviosos, la respiración es rápida y sonora; cuando estamos tranquilos, es pausada y armónica. Por tanto, si en momentos críticos sabemos controlar la respiración, podremos actuar con serenidad. Respirar profundamente nos ayudará a tranquilizarnos, a concentrarnos cuando tenemos mil ideas en la cabeza o a dormir cuando las preocupaciones nos asaltan.

En la parte final del libro encontramos una guía de lectura con todos los ejercicios explicados, cómo se realizan correctamente y cómo los movimientos concretos favorecen un tipo u otro de respiración (abdominal, torácica y clavivular). Algunos de estos ejercicios provienen del yoga, del taichí, del chikung o de la kinesiología. A mí, personalmente, me han encantado todos los ejercicios, y creo que a los niños les enganchan y les resultan divertidos. Sin embargo, me ha encantado el de "El viento que deshace las nubes", porque además de respirar, es una herramienta fantástica para ayudar a los niños a "alejar" sus miedos o aquello que les inquieta. Y, por supuesto, me encanta la metáfora del tarro de la calma. Hace ya tiempo que tenía ganas de fabricar uno para tener en el aula, ¡y ahora ya no tengo excusa! Cuando me ponga a ello, os enseñaré cómo lo hago y cuál es el resultado. Y, cómo no, y lo más importante, si a mis alumnos les gusta y les resulta útil (es decir, si les calma :-).

Aquí tenéis el booktrailer del cuento. Precioso:


Para que disfrutéis de todo el cuento, aquí tenéis el videocuento que hemos realizado. En esta ocasión, como se trataba del diálogo entre un niño y su madre, sólo ha participado un alumno, Miguel Ángel. Yo he interpretado a la mamá. ¡Miguel Ángel, enhorabuena, lo has hecho fenomenal!




Y para terminar, os dejo un vídeo con algunos de los ejercicios del libro realizados por mis alumnos:  Elia, Marcos, Luca, Paula, Miguel Ángel, Pía, Teresa, Leo, Alexandra y Sofía. ¡Esperamos que os sirvan!


Y vosotros, ¿dedicáis unos minutos al día a respirar conscientemente?

Aquí si quieres adquirir el cuento Respira.

10 comentarios:

  1. Zorionak!!!! enhorabuena!!! gracias por compartir esta joya... algo tan básico como respirar, pero que somos incapaces de pararnos e interiorizarlo.
    Cuantos males se pasan respirando...
    Gracias de nuevo, por todo el material compartido.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª José.

      Muchas gracias por tu comentario. Me ha encantado lo de "cuantos males se pasan respirando...". ¡Cuánta razón!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias Elena!!!! Voy a encargar este libro ya. Nos vendrá genial... a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen.

      ¡Espero que lo disfrutéis mucho y que le saquéis partido!

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Gracias Elena! Me gusta muchísimo todo lo que haces y compartes pero esto es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.

      Me alegro de que te guste.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Gracias Elena!
    Me ha encantado el libro y hoy mismo he empezado a explicarlo en mis clases, ya que tengo la suerte de dar la asignatura de educación emocional en mi colegio y , como siempre a principio de curso me toca hacer especial énfasis en las relajaciones, aprendizaje de la respiración...me ha ido de perlas.
    Tengo que decir que este libro me ha parecido especialmente bueno, imágenes preciosas, y ejemplos geniales para practicar la respiración.
    He decidido hacerlo por partes, hoy nos hemos parado después del barco de papel y cada alumno ha hecho su propio barquito, ayudándose unos a otros, ya que tienen seis años. ¡Hemos tenido una experiencia fantástica! Primero confeccionándolo cooperativamente y después practicando con música de relajación.
    Más adelante también confeccionaremos el bote de la calma, que ya tenía previsto y esperaba la ocasión para presentarlo, y el cuento me ofrece la oportunidad perfecta.
    Quiero aprovechar para felicitarte, no sé de dónde puedes sacar el tiempo para compartir todas tus experiencias. Si alguna vez consigo estar un poco más libre me gustaría poder compartir también las mías.
    ¡Gracias mil!
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara.

      ¡Qué bien la experiencia que compartes! Me alegro muchísimo de que os haya ido tan bien.

      No sabes lo mucho que me alegro de que puedas impartir la asignatura de educación emocional. ¡Qué maravilla! En mi caso, ni asignatura ni nada, lo hago todo en tiempo de tutoría y bueno, siempre que puedo, jeje. Pero disponer de la asignatura como tal es un paso de gigante. Ojalá todas las comunidades autónomas la implanten pronto.

      En cuanto al tiempo... no te creas que a mí me sobra. ¡Si además del colegio también doy clases de piano! Y tengo dos hijos... Pero bueno, aprovecho también siempre que puedo, y le dedico mucho tiempo los fines de semana :-)

      ¡Un abrazo y sigue disfrutando de tu maravillosa asignatura!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...