Botones

Camino a la escuela: película documental

22 de enero de 2015

Hoy no pensaba que pudiera escribir, y es que me encuentro realmente enferma (¡cómo está atacando la gripe este año!). Pero aprovechando una bajada de fiebre post-antitérmico, que con suerte me durará un par de horas, he decidido compartir con vosotros el tráiler de una película documental que se estrena mañana 23 de enero en los cines: "Camino a la escuela".

Lo que no puedo hacer es una gran reflexión sobre la película porque no soy capaz de estrujarme mucho el seso (mi dolor de cabeza no me da tregua ni con la medicación). De todas formas, no creo que haga falta decir mucho. Creo que todos,  si escuchamos a nuestros corazoncitos, recibiremos el mismo mensaje.

El documental me ha recordado inevitablemente a Malala y su lucha por el derecho de todos los niños  a la educación. La película nos cuenta la historia de 4 niños que hacen verdaderas proezas a diario para poder asistir a la escuela. Pero sus ganas de aprender, les hacen superar las dificultades del día a día: la distancia, la discriminación y la discapacidad.

  • Jakson tiene 10 años, vive en Kenia y corre 4 horas a diario (2 de ida y 2 de vuelta) por la sabana, esquivando leones, tigres y elefantes, para salvar a diario los 15 Km que le separan de la escuela. Le acompaña en la aventura su hermana Salomé ¡de 6 años!.
  • Samuel tiene 11 años, vive en la India y cada día, junto con su hermano de 7 años, empuja la precaria silla de ruedas de su hermano mayor de 13 años, que aspira a ser médico. Son "sólo" 4 Km los que les separan de la escuela, pero tardan 1 hora y cuarto en cada viaje, ya que la silla suele atascarse y romperse. Aún así, ninguno de los dos hermanos se rinde y luchan a diario para que su hermano mayor cumpla su vocación.
  • Zahira tiene 12 años, vive en Marruecos y el trayecto a la escuela-internado es de 22 km (4 horas), que realiza semanalmente. El problema añadido es que en el Atlas, la mayoría de las niñas dejan la escuela a esta edad para casarse.
  • Carlitos tiene 11 años, vive en la Patagonia argentina y cada día realiza 4 viajes a caballo de 2 horas de duración (2 de ida y 2 de vuelta), llevando también a su hermana Micaela de 7 años, para conseguir llegar a la escuela y convertirse algún día en veterinario.

La "suerte" de estos niños, es que sus padres les apoyan en su lucha.

Os dejo con el trailer de la película, que a mí me ha hecho llorar a mares (no sé si habrá influido la fiebre), pero es que es una situación taaaaan injusta... ¡No hay derecho a que los niños deban pasar por esto! Como madre y con todas las comodidades a mi alcance, se me parte el alma con sólo imaginar a mis hijos en esa situación. Y como maestra, lo mismo. Sé que poco puedo hacer :-( pero al menos intento no dar la espalda a la realidad, por mucho que duela (no es la primera vez que digo esto). Esas familias (y desgraciadamente muchas otras) son verdaderos héroes. Valoremos, al menos, todo lo que nosotros tenemos...


6 comentarios:

  1. He descubierto tu blog por el sorteo de Emocionario. Bicheando un poco tienes cosas muy interesantes. Enhorabuena y mejorate!
    Voy a seguir leyendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te guste mi rinconcito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué gran verdad.. Me siento una privilegiada.. Desde que soy mami veo las cosas de otra forma muy distinta.. Y también me emociono con muchísima facilidad.. si será la lactancia? no creo que sea sólo eso.. Muchas gracias por compartir tu blog con nosotros, un beso gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura. Influyen algo más que las hormonas en tu visión de las cosas. La maternidad, desde luego, cambia tu perspectiva. Y creo que mi trabajo, si te entregas a él, ¡también!
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...