Botones

Dinámica de grupo: el ovillo

11 de octubre de 2016

Hoy os traigo una dinámica de grupo que me parece fantástica y que representa de manera muy visual aquello que queremos trabajar: se trata de la dinámica del ovillo.


Hace unas semanas estuve investigando y buscando diferentes actividades y dinámicas de grupo para llevar a cabo en el aula, y decidí escoger "el ovillo" porque la realicé yo misma en el especialista universitario que cursé el año pasado, y tenía muchas ganas de ver cómo resultaba con mis alumnos.


Esta dinámica es muy sencillita, sin embargo creo que a los participantes siempre les gustará mucho porque es muy divertida mientras la llevas a cabo. Si a eso le sumas lo que aporta visualmente (queda muy resultona y es fácil realizar un paralelismo con lo que queremos transmitir), ¡se convierte en una fantástica dinámica para llevar a cabo a cualquier edad! (Bueno, en infantil no la recomiendo, más que nada porque no sé cómo irá lo de controlar el ovillo...).

Yo me aseguré de que fuéramos dos maestros en el aula, ya que pensé que me vendría muy bien un poco de ayuda porque mis alumnos tienen solo 6 años (algunos todavía 5) y yo no hubiera dado abasto para dirigir la actividad, guiarlos, ayudarles con el ovillo cuando hacía falta, hacer fotos y tomar nota de lo que decían. ¡Too much para mi body! Así que Carmen, gustosamente, se embarcó conmigo. ¡Mil gracias!

En primer lugar, les expliqué en clase en qué consistía la dinámica. Todos los participantes deben colocarse en círculo. Uno de ellos coge el extremo de lana del ovillo y, sin soltarlo, lanza con la otra mano el ovillo a un compañero, a la vez que dice algo positivo que le guste o valore de la persona a quien se lo lanza. El que recibe el ovillo, agarra el hilo y, también sin soltarlo, lanza de nuevo el ovillo a otro compañero, diciendo algo que valore o le guste de él. Y así sucesivamente hasta que todos los participantes agarran un trozo de hilo, mientras se va formando una vistosa figura a modo de telaraña o estrella. Para finalizar, el último participante en recibir el ovillo lo lanzará al primero, ya que de esta manera cerramos el círculo y todos los compañeros habrán dicho algo positivo de alguien y, a la vez, alguien habrá dicho algo positivo de ellos mismos. Desde luego, ¡es una auténtica inyección de autoestima y motivación para todos!

Una vez que la dinámica estuvo clara, bajamos a la sala de psicomotricidad y nos dispusimos a realizar la actividad. Fue bastante bien teniendo en cuenta la edad de mis peques. Alguna vez el ovillo se pasaba de lejos y otras veces no llegaba, pero eso también forma parte de la actividad y asegura unas risas. Otros tenían más puntería lanzando o recibiendo el ovillo :-)

En cuanto a lo que dijeron, hubo que ayudarles un poco, ya que si no, por su edad, muchos caían en repetir lo mismo: "eres guapo", "eres buen compañero"... y hasta "me gustan tus zapatillas". Pero, a base de preguntas, iban entendiendo mejor qué debían destacar del compañero. "Vale, te gustan sus zapatillas, es que son súper chulas, ¿pero qué te gusta de él como persona? ¿qué tiene X que hace que te guste tanto?", y cosas por el estilo. Cuando alguien decía: "eres bueno", Carmen y yo nos encargábamos de "tirar del hilo": "¿qué hace X para ser bueno?", y así especificaba un poco más y resaltaba algo más especial y único de esa persona. Otros alumnos, en cambio, parecían tener una verdadera máquina de rayos X, ya que destacaban de manera brillante una cualidad del compañero escogido.

Y eso fue lo que se dijeron unos a otros:

  • Gené: "Miguel Ángel, me gusta de ti que eres muy simpático".
  • Miguel Ángel: "Javier, me gusta de ti que eres muy buen compañero".
  • Javier: "Luca, me gusta de ti que eres muy buen compañero".
  • Luca: "Álvaro, me gusta de ti que eres muy buen compañero de clase".
(Y aquí es donde vimos que necesitaban algunas preguntillas para que surgieran cosas nuevas, jeje)

  • Álvaro: "Marcos, me gusta de ti que eres muy generoso".
  • Marcos: "Jim, me gusta de ti que eres muy amable".
  • Jim: "Irene, me gusta de ti que ayudas a la gente".
  • Irene: "Nisha, me gusta de ti que compartes tus cosas conmigo".
  • Nisha: "Elia, me gusta de ti que eres muy cariñosa".
  • Elia: "Paula, eres mi amiga porque confías en mí". (Me mató, lo reconozco, me pareció muy profundo para una niña de su edad).
  • Paula: "Alexandra, te quiero mucho porque siempre juegas conmigo, eres una buena compañera de juego". (Otra perla...).
  • Alexandra: "Teresa, me gusta de ti que cuando te equivocas pides perdón". (Como veis, vamos profundizando...).
  • Teresa: "Pía, me gusta mucho tu sonrisa". (Y a mí :-)
  • Pía: "Sofía, me gusta de ti que eres muy cariñosa y dices palabras bonitas". (¡Me encantan las palabras bonitas!).
  • Sofía: "Camila, me gusta de ti que eres muy divertida".
  • Camila: "Naiara, te quiero mucho porque eres dulce". (Como un pastelito :-)
  • Naiara: "Rocío, me gusta de ti que eres muy buena conmigo y eres muy cariñosa".
  • Rocío: "Ariana, me gusta de ti que tienes una sonrisa muy guapa y siempre estás muy alegre".
  • Ariana: "Enrique, me gusta de ti que eres muy guapo por dentro y tienes un gran corazón".
  • Enrique: "Leo, me gusta de ti que eres muy gracioso". (Lo es, lo es...).
  • Leo: "Adrián, me gusta de ti que sabes ayudar a todos y todas". (Importante, sí señor, porque lo fácil es ayudar a nuestros amigos o a los que nos caen mejor).
  • Adrián: "Gené, me gusta de ti que sabes compartir tus cosas porque eres generoso".

Y así cerramos el círculo. Faltó Naira, que estos días no ha venido a clase, pero no nos olvidamos de ella, y para compensar su falta, recibió mensajes no de un compañero, ¡sino de varios!:
  • Rocío: "Me gusta de Naira que es muy buena amiga".
  • Pía: "Me gusta de Naira que es muy cariñosa".
  • Naiara: "Me gusta de Naira que es muy buena compañera, ayuda a todo el mundo".
  • Elia: "Me gusta de Naira que juega conmigo".
  • Paula: "Me gusta de Naira que siempre comparte conmigo".
  • Adrián: "Me gusta de Naira que me cuida mucho, y yo a ella".
Naira, ¡cuando vuelvas a clase te lo dicen en persona!

Y aquí tenéis algunas fotos para que veáis cómo se fue formando la telaraña (Carmen siempre a su lado, ayudándoles):

Aquí ya con el círculo cerrado, con el ovillo de nuevo en Gené (que fue quien empezó) y contemplando la figura que se había formado:

¿Qué os parece? Chulo, ¿verdad? Pues llegó el momento de la reflexión:
  • ¿Qué nos ha gustado más de la actividad?
  • ¿Y menos?
  • ¿Qué nos ha resultado más fácil?
  • ¿Y más difícil?
  • ¿Todos tenemos cosas positivas?
  • ¿Cómo nos sentimos al decir una cualidad positiva de un compañero?
  • ¿Y cómo nos sentimos cuando nos dicen algo positivo a nosotros?
  • ¿Reconocemos esas cualidades en nosotros mismos?
  • ¿Qué nos dice esta red que hemos formado y que estamos viendo?
  • ¿Qué pasa cuando un compañero suelta el hilo?
Y todo lo demás que se nos ocurra.


Me parece una actividad muy completa porque desde mi punto de vista es un "2 en 1". Conozco muchas actividades en las que comentas algún aspecto positivo de los demás, pero en esta, además, trabajas mucho la cohesión grupal. Con la telaraña queda muy patente visualmente la red que forman todos los participantes del grupo, todos están unidos, todos están contectados y es más, nadie puede faltar en el grupo, porque si un compañero suelta el hilo, todo se desmonta. Por tanto, todos somos igual de importantes y necesarios en el grupo, y todos tenemos cualidades y aspectos positivos que, además, son valorados por los demás. Y, a partir de esta idea, ya lo que se quiera profundizar en función de la edad y madurez de los participantes.

Por supuesto, yo también me uní a la red, una vez acabada la actividad, y me dijeron qué valoraban positivamente en mí, porque yo también formo parte del grupo, al menos durante estos dos cursos que estaremos caminando juntos :-)

La dinámica del ovillo también se puede realizar con otras variantes:

  • Simplemente presentándose, cuando el grupo se forma por primera vez.
  • Dicendo algo de nosotros mismos que se nos da muy, muy bien.
  • Diciendo cada uno qué es lo que puede aportar al grupo.
  • O cualquier otra cosa que nos interese decir/trabajar. ¡Imaginación al poder!

¿Conocíais esta dinámica? Los que no, ¡espero que os haya gustado y que la encontréis útil!

12 comentarios:

  1. Me ha encantado como todas y cada una de tus propuestas. Mil gracias x servirnos de referente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Maite. Me alegro de que te haya gustado la dinámica.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Gracias Elena.
    Yo la he usado en presentaciones de grupos nuevos, pero tu idea me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana. Sí, como he comentado, la dinámica se puede usar con diferentes fines.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. gracias,...lo voy a hacer con los mios,...

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena,
    Yo he utilizado esta técnica en clase y me encantó nos lo pasamos muy bien tanto mis alumnos como yo, fue divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cati.
      ¿Sí? Qué bien conocer otra experiencia :-)
      Sí es divertida, sí.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. :-) buenos días Elena son muy divertida tus dinámicas me gustan esas técnicas.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado esta dinámica. Muchas felicidades Elena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...