Botones

Wangari y los árboles de la paz

27 de enero de 2016

El 30 de enero se celebra el día escolar de la no violencia y la paz. En clase siempre hacemos alguna actividad para reflexionar sobre este día, y este año hemos trabajado sobre la fascinante historia de Wangari Maathai, que recibió el Premio Nobel de la Paz en el año 2004.

Para ello, hemos recurrido al libro "Wangari y los árboles de la paz".



Wangari vivía rodeada de árboles. Cuando crece, comienza una masiva deforestación y Wangari teme que pronto todo el bosque sea destruido. Decide sembrar nueve arbolitos e iniciar una acción ecologista en favor de la reforestación, el Movimiento del Cinturón Verde, llegando a ser responsable de la plantación de más de 30 millones de árboles en todo el país y de mejorar la calidad de vida de las mujeres.
Nuestras vidas mejorarán si volvemos a tener árboles. Plantaremos las semillas de la esperanza.

Pero creo que lo mejor es que disfrutéis vosotros mismos de esta preciosa historia. Haciendo click en la siguiente imagen, disfrutaréis de este bello cuento que transmite tantos importantes valores. Cuando acabe la historia, encontraréis diferentes actividades para pasar un buen rato y reforzar lo aprendido.


A mis alumnos les ha encantado, tanto el cuento, como las actividades. ¡Aquí les tenéis en plena acción! Las actividades son progresivas, en diferentes niveles (básico, intermedio y avanzado). Nosotros hemos ido realizándolas seguidas y ¡casi hemos acabado los tres niveles! La verdad es que les he visto especialmente atentos en la narración del cuento y en las reflexiones posteriores que hemos hecho. ¡Y especialmente entusiasmados con las actividades! Está claro que les ha gustado mucho :-)

Si se han quedado con ganas de más, en la anterior imagen tienen el enlace, para poder volver a disfrutar del cuento y repetir las actividades.
Y para finalizar, también hemos visto un vídeo muy cortito pero muy inspirador de la protagonista de esta historia: "Seré un colibrí".


Me ha encantado porque para mí transmite dos puntos muy importantes. Por un lado, refuerza el mensaje que les digo siempre a mis alumnos: hacerlo lo mejor que puedan. Intento siempre respetar la individualidad de cada uno, y evito todo tipo de comparaciones y competitividad entre unos y otros (como el colibrí, que no se compara con el elefante). Sin embargo, les pido que den lo mejor de sí mismos. Y, por otro lado, esta breve historia nos anima a no resignarnos o dar la espalda a aquellos problemas que pensamos que son demasiado grandes o escapan a nuestro alcance (como, por ejemplo, yo no puedo hacer nada contra el hambre en el mundo). Sin embargo, muchas veces podemos aportar un granito de arena. Y muchos granitos de arena, forman un desierto. Como muchas gotitas de agua, apagan un incendio.

¡Gracias, Wangari!

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir ésto! Lo voy a trabajar con mis nenes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Flavia. Me alegra que te resulte interesante para trabajar con tus niños.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...