Botones

Nuestra experiencia: ¿A qué sabe la luna?

6 de diciembre de 2014

Ya sabéis que esta semana hemos trabajado el cuento ¿A qué sabe la luna? en nuestro Proyecto Cuéntame un cuento.

Comenté en la presentación del cuento que éste nos habla de cooperación, solidaridad y sueños compartidos. Ha sido un libro fácil de trabajar en clase, ya que suele gustar mucho a los niños y les resulta fácil de entender. Así ha sido en nuestro caso :-)

Además de leer el cuento en su versión en papel, lo vimos también en versión digital, en un vídeo de youtube que seleccioné para ellos. En esa versión, dos de los animales del cuento (el zorro y el mono) habían sido sustituidos por otros (la oveja y el conejo), y quería ver si se percataban del cambio. ¡A la primera! Lo tuvieron clarísimo y así me lo hicieron saber. Supieron perfectamente cuáles eran los dos animales "intrusos" y cuáles eran los dos originales que, por tanto, faltaban.


También llevé una luna de papel de plata que coloqué sobre la pizarra y nos acompañó toda la semana.


Pero a media semana les pregunté si querían probar ellos mismos la luna. Sus caras de sorpresa lo decían todo y miraron expectantes a nuestra luna de papel de plata. La cogí y la empecé a abrir. "¿Es una tarta?", me preguntaban. "¡No! ¡Es un paquete de neulas!"

Repartí media neula a cada alumno y les pedí que no empezaran a tomarla hasta que todos tuvieran su trozo. Carmen, la profesora de religión, que acababa de entrar en clase, también participó. Entonces, les pedí que cerraran los ojos y que imaginaran que era un trocito de luna, como en el cuento, y después dirían cada uno a qué les había sabido.

  • A Carmen le supo a maravilla.
  • A Pablo S. a patatilla.
  • A Claudia, TeoCarlos G. y Pablo C. a galleta.
  • A Lola a plástico.
  • A Eric, Luis, Óscar, Giulia y Keyla a papel.
  • A David, Suyay, Joshua y Haizea no les supo a nada.
  • A Toni a queso.
  • A Marco a alegría.
  • A Bruno a palomitas.
  • A Jaime a un rayito de primavera.
  • A Biel a dulce.
  • A Nico a ladrillo.
  • A Adrián a chocolate.
  • A Carlos S. a arcoiris.
  • A Marc a palito de cangrejo.
  • Y a Ares a felicidad.
Sobraron unas cuantas neulas, así que las envolvimos de nuevo en el papel de plata y volvimos  a colocar la luna sobre nuestra pizarra. Tengo que decir que fue todo un éxito, porque en varias ocasiones (el mismo día y los siguientes) les oía decir: "Ahora me comería un trocito de luna...". Así que el viernes, justo antes de irnos, les volví a repartir trocitos de luna hasta que acabamos todas las neulas. ¡Todos querían más!

Y esta semana sí os hemos preparado un vídeo narrado por nosotros para que podáis disfrutar de esta mágica historia. Los personajes quedaron repartidos así:

  • Tortuga: Carlos G.
  • Elefante: Pablo C.
  • Jirafa: Claudia.
  • Cebra: Ares.
  • León: David.
  • Zorro: Toni.
  • Mono: Biel.
  • Luna: Haizea.
  • Pez: Keyla.

 ¡Esperamos que os guste!

2 comentarios:

  1. Adoro este cuento.
    Los pequeños tienen mucha suerte de tenerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Y yo de tenerles a ellos...
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...