Botones

Halloween - Tots Sants 2015

30 de octubre de 2015

Cuando yo era niña, poco sabíamos de la fiesta de Halloween. La única referencia que tenía eran las películas americanas (aunque la fiesta es de origen celta), en las que veía a niños disfrazados de esqueletos, fantasmas y brujas, que adornaban calabazas y pedían caramelos por el vecindario a voz de "truco o trato". Sin embargo, aquí en Mallorca yo conocía los "rosaris ensucrats", los "panellets" y la tradición de acercarnos al cementerio a dejar flores a nuestros seres queridos que ya no estaban con nosotros.

Sin embargo, hoy en día no hay niño que no conozca y viva con ilusión la fiesta de Halloween. Desde principios de octubre empezamos a ver en muchos establecimientos artículos relacionados con esta fiesta (calabazas, golosinas, disfraces...). De poco sirve mirar hacia otro lado. Hay muchos detractores de esta fiesta, ya que no es una tradición nuestra, pero lo cierto es que yo no puedo obviar la ilusión de los niños, por lo que intento que la disfruten al mismo tiempo que les enseño el paralelismo con las fiestas y tradiciones propias de nuestra tierra. Creo, por otro lado, que también es una pena perder nuestras tradiciones. ¡Así que vamos a intentar poder disfrutar de todo!

Halloween es la contracción de All Hallows' Eve, Víspera de Todos los Santos. Aquí, en Mallorca,  durante la celebración de esta fiesta son típicos los "rosaris ensucrats", un dulce en forma de rosario compuesto por frutas escarchadas o confitadas que los padrinos regalan a sus ahijados. El dulce no tiene otro fin que poner un poco de alegría a esta fiesta cristiana en la que recordamos a nuestros difuntos (ya dicen popularmente que ¡a nadie le amarga un dulce!). Carmen, la profesora de religión, ha explicado el significado de esta fiesta a mis alumnos.

¡Fin del Proyecto Emocionario!

27 de octubre de 2015

Como ya sabéis, la semana pasada publiqué nuestra última sesión del Proyecto Emocionario, la número 42. Cuando durante el verano de 2014 decidí llevar a cabo este proyecto a lo largo del curso 2014-15, no sabía muy bien dónde me metía. Tenía muchas ganas e ilusión, pero desconocía el gran juego que me iba a dar este trabajo en clase. Una vez que te adentras en este mundillo, te quedas prendado y ya no puedes salir de él. Empiezas a profundizar, a investigar, a leer aquí y allá. Y como ya os en contado en el blog, a formarte :-)

Actividades con unidades, decenas y centenas

25 de octubre de 2015

El curso pasado compartí con vosotros unas actividades digitales para trabajar las unidades y las decenas. Os comenté que era muy importante entender bien este concepto, y durante todo el curso  (1º de primaria) lo estuvimos reforzando. Y es que si se entiende bien el valor relativo de los números con las unidades y decenas, resulta bastante sencillo ir añadiendo cifras. Pero si la base no está bien adquirida, para el niño puede resultar un verdadero caos trabajar con números mayores.

Ya en segundo de primaria, acabamos de introducir las centenas. Como algunas de las actividades que os mostré el curso pasado se pueden realizar también con las centenas, vuelvo a compartirlas en este post, junto con otras nuevas. Nosotros, en clase, hemos empezado esta semana a jugar con ellas en la pizarra digital, en cuanto acabamos las actividades del libro. ¡A mis niños les encanta!

Para acceder a cualquiera de los juegos, basta que hagáis click sobre la imagen. No se tienen que descargar ni es necesario instalar nada. Son para trabajar online.

En esta primera actividad, hay que arrastrar dentro del rectángulo los bloques necesarios para representar el número que nos indican en el recuadro verde, al son del ritmo de los timbales. Lo interesante del juego es que, a medida que vamos añadiendo bloques, se van modificando tanto el número del fondo del rectángulo, como los números de los timbales, a la vez que se desplaza la mano por encima de la regla. De esta forma, cada movimiento que hace el niño se representa visualmente de múltiples maneras.


Les Verges 2015

21 de octubre de 2015

Un año más, el 21 de octubre se celebra en Mallorca la festividad de "Les Verges". En esta fiesta se recuerda a Santa Úrsula y 11.000 vírgenes que fueron ejecutadas por los hunos hacia el año 453, mientras regresaban de una peregrinación a Roma. Desde entonces, Santa Úrsula se convirtió en la patrona de las vírgenes.

En Mallorca, la víspera de las vírgenes (20 de octubre) es una de las fiestas más antiguas de la isla. Los jóvenes suelen ir a cantar en grupo, clavel en mano, serenatas a sus enamoradas. Ellas, como muestra de agradecimiento, invitan a sus pretendientes a buñuelos y vino dulce.

Como parece que las fiestas tradicionales van perdiendo fuerza con el paso de los años, nos gusta recordarlas y tenerlas presentes en la escuela.

Para la preparación de esta fiesta, elaboramos unos claveles en clase. Son muy sencillos de hacer, pero quedan muy vistosos.

Los materiales que se necesitan son: papel de seda rojo, tijeras, pajitas y cinta aislante verde.

  1. En primer lugar, se corta el papel de seda en tiras alargadas, de un palmo de ancho (pequeño) aproximadamente.
  2. A continuación, se coge una de las tiras y se dobla por la mitad. Se dobla nuevamente y se repite por tercera vez. De esta forma nos quedará más o menos un cuadrado. Se recortan todos los lados para dar uniformidad y para que las ocho capas de papel queden totalmente separadas (no pueden quedar unidas por las dobleces).
  3. Después, se va doblando en tiras de aproximadamente 1 dedo de ancho, como si quisiéramos hacer un abanico o un acordeón (una vez doblamos hacia un lado, y después hacia el otro).
  4. Cuando hemos acabado de elaborar nuestro abanico, ponemos la pajita en el centro y doblamos por encima (ayuda que sean pajitas de esas que ser curvan en la parte de arriba).
  5. Con cinta aislante, unimos firmemente.
  6. Entonces, sólo falta abrir al máximo el abanico e ir levantando pacientemente capa a capa todo el papel de seda  (es importante no coger varias capas a la vez, porque entonces no queda bien).

Y ya está. ¿Parece difícil? Ya veréis que no. Espero que estas imágenes os ayuden. Fui fotografiando el paso a paso mientras Violeta, la profesora de Arts&Crafts, lo iba realizando para enseñárselo a mis alumnos. 


Emocionario: GRATITUD

19 de octubre de 2015

Llegamos ya a la última emoción del Proyecto Emocionario: la gratitud.




Delegados de clase curso 2015-16

14 de octubre de 2015

El curso pasado os hablé en este post de los delegados de clase. Acabábamos de empezar primero de primaria y mis alumnos no tenían nada claro en qué consistía este cargo.

Un curso después, las cosas han cambiado mucho. Es cierto que la función de los delegados, en los primeros cursos de primaria, queda bastante diluida, pero bueno, ya van asumiendo sus responsabilidades y se van acostumbrando a que éstas vayan aumentando progresivamente. El curso pasado, tanto delegada como subdelegado asistieron a varias reuniones con la jefa de estudios y los diferentes delegados de todas las clases de primaria, así que ya tienen cierta experiencia. Después de las reuniones, transmitían al resto de la clase los temas tratados y los acuerdos a los que se habían llegado. También, en ocasiones puntuales, asumían las responsabilidades que yo misma les encargaba, aunque tampoco abusaba demasiado, porque lo cierto es que les encanta que el secretario (uno de los cargos que van rotando) asuma todas las funciones extra las dos semanas que dura su "reinado".

Así pues, cuando nos dispusimos a elegir el delegado y subdelegado de aula, hicimos memoria de las tareas asumidas el curso anterior y repasamos brevemente sus funciones:

  • Representa al grupo-clase. Es su portavoz y hace de "puente" entre el profesorado y el equipo directivo y su grupo. Por tanto, debe transmitir no su propia opinión personal, sino el sentir de todos los compañeros.
  • Asiste a las reuniones de delegados con el equipo directivo, para tratar temas que afectan al centro en general, hacer propuestas de mejora, sugerencias, presentar quejas, etc. Así que ha de ser capaz de llevar a cabo a la perfección el punto anterior, sabiendo expresar las ideas de los miembros de su grupo.
  • Transmite al resto del grupo los acuerdos tomados en las reuniones de delegados, para tenerlos en cuenta, llevarlos a cabo, aportar nuevas ideas, etc.
  • Intenta que tanto los deberes como los derechos de los compañeros sean respetados por todos, y vela por la adecuada utilización de los materiales e instalaciones del centro.
  • Fomenta la convivencia entre los compañeros.
  • Realiza las tareas que delegue en él el tutor o cualquier otro profesor.

Por tanto, para poder realizar estas funciones, un buen delegado debe tener una serie de cualidades personales:

  • Gozar de una gran empatía, que es saber ponerse en el lugar del otro, poder percibir lo que el otro puede sentir.
  • Ser responsable y honrado, para ganar la confianza de sus compañeros y cumplir sus compromisos.
  • Tener espíritu dialogante, saber escuchar y hablar ¡y respetar el turno de palabra!
  • Saber respetar, para poder aceptar cualquier sugerencia que se presente.
  • Ser emprendedor, para poder proponer iniciativas y alternativas a la resolución de problemas.
  • Ser solidario, para anteponer los intereses del grupo a los suyos propios.

Creo que lo entendieron bastante bien, porque un año después están bastante familiarizados con este tipo de terminología. Hemos hablado y trabajado mucho la empatía, la responsabilidad, el diálogo, el respeto... ¡Ahora ya pueden votar con más rigor!

Recordamos que a la hora de votar al delegado, no teníamos que pensar en nuestro mejor amigo o amiga, ni en el que pensáramos que era más inteligente, o sacara mejores notas. Queríamos que nuestro delegado pudiera representar al grupo de la mejor manera posible, y sabíamos qué cualidades debíamos buscar en él.

Así pues, empezamos con las votaciones. El curso pasado, entre todos decidimos a quiénes veíamos como principales candidatos al cargo, y luego votaron a mano alzada. Por decirlo de alguna manera, fue casi algo consensuado entre todos. Pero este curso les veía capaces de decidir de manera individual, sin verse influenciados por lo que decidía el de al lado, y procedimos a una votación secreta e individual. ¡Como los mayores! Repartí un papelito a cada alumno, y en él escribieron el nombre del compañero de clase que querían que fuese su delegado (no valía votarse a uno mismo).

Emocionario: PLACER

8 de octubre de 2015

Abordamos ya la penúltima sesión del Proyecto Emocionario. ¡Me da hasta penita! Tantos meses compartiendo nuestras experiencias con estas sesiones... Pero bueno, todo lo bueno se acaba. Y además, alguna que otra novedad habrá para sacarle todavía más jugo al proyecto.

En cualquier caso, vamos a disfrutarlo hasta el último momento. Hoy vamos a hablar del placer.


Unos regalos muy especiales para el aula

7 de octubre de 2015

Hoy quiero mostraros unos regalos muy especiales para el aula. Y digo especiales por muchos motivos.

Para empezar, nos los ha regalado una alumna, Suyay. Y digo "nos" porque son unos regalos para el aula, para el lugar donde pasamos tantas horas juntos al día, para poder disfrutarlos todos. Y por otro lado, me encanta que esos detalles que yo intento cuidar tanto no pasen desapercibidos ni para mis niños ni para mis familias. Creo que cuando tratas algo con mimo, lo transmites y lo contagias. Sé que soy un poco pesada con el tema, ¡pero me gusta tanto ver el aula bonita y ordenada! ¡Me da tanta alegría y serenidad! Y creo que a mis alumnos también les gusta mucho, porque el otro día, corrigiendo un ejercicio, me lo dejaron más que claro. El ejercicio consistía en explicar su primer día de clase: cómo se sintieron, quién les acompañó al colegio, si había algún alumno nuevo en clase... El enunciado, además, daba esta serie de ejemplos, para dar ideas sobre lo que escribir. Y así, mis niños, contaron lo típico: que si se habían levantado algo nerviosos, que si les había acompañado al cole mamá o papá (o algunos afortunados, los dos), que si tenían muchas ganas de ver a sus compañeros (y a la maestra :-)... Y entonces, muchos de mis alumnos, sin que el enunciado lo mencionara en ningún momento, hicieron referencia al aula, en lo bonita y bien decorada que estaba. Transmitían en sus escritos que les gustaba y que les hacía sentir bien. Y yo, pues claro, muy orgullosa. Porque mi famosa frase de que nos gusta rodearnos de cosas bonitas, veo que cala. Aunque tampoco hay que pasarse. Hoy he tenido que pedir a varios alumnos que se sentaran porque llevaban ya un rato colocando los libros de texto en columnas perfectas en la estantería. Y es que yo les pido orden (si por ellos fuera, soltaban en libro en la estantería y así como caía, se quedaba), pero tampoco quiero que se me vuelvan obsesivos, jeje. Ocurre como con las mesas y las sillas. No hay nada que me descoloque más que ver mesas y sillas desordenadas y torcidas. Da una sensación de caos que no os hacéis una idea. Y siempre les pido que se fijen en la junta de la baldosa para que tengan una referencia de dónde colocar las mesas. El curso pasado no me hacían mucho caso en ese sentido, la verdad, pero se ve que el descanso y el calor del verano ha sedimentado las ideas, porque este curso ya os digo que les veo mucho más conscientes y cuidadosos en cuanto al orden del aula se refiere :-)

Bueno, que me voy por las ramas para variar. ¿Cuáles son los regalos de Suyay? Pues aquí los tenéis. Un cojín y unos banderines de tela para el rincón de lectura.

Biblioteca de aula

5 de octubre de 2015

Ya el curso pasado, en el tercer trimestre, me quedé con ganas de realizar alguna actividad de motivación a la lectura. No es que no hicera nada en ese sentido, ni mucho menos. Creo que mis alumnos disfrutaron mucho con las lecturas en voz alta de Junie B. Jones, con todos los cuentos que trabajamos en clase (tanto los del Proyecto Cuéntame un cuento y sus correspondientes videocuentos, como los del libro "Cuentos para educar niños felices"), con los libros que traían de casa y compartíamos en clase, con los regalos de los Reyes (los libros de Claude y la colección de Dinosaurios), etc. Pero, de alguna manera, me quedé con ganas de hacer todavía más. Y este curso, aprovechando el nivel lector de mis alumnos (no tiene nada que ver empezar primero de primaria o empezar segundo) hemos decidido poner en marcha una biblioteca de aula, a la vez que, por supuesto, mantenemos iniciativas como las del curso pasado.

Bueno, biblioteca de aula, en realidad, ya teníamos, pero la verdad es que llega un momento en que los niños ya tienen todos los libros bastante vistos. Y muchos de ellos ya tienen sus años y quizás no son los que más les motivan. Por eso, el curso pasado, siempre dejaba en clase los cuentos que trabajábamos en el Proyecto Cuéntame un cuento y mi colección particular de Junie B. Jones, porque mis alumnos casi siempre preferían leer esos libros (que habíamos trabajado en clase y con los que se sentían contectados y motivados) que los libros que tenemos en la biblioteca de aula.

Para poner en marcha esta biblioteca de aula he contado con la colaboración de las familias de mis niños. Y es que eso no tiene precio, allí están siempre para lo que necesito. Y cuando cuentas con ellos, todo va rodado. En la reunión de padres de principio de curso les pedí que cada niño trajera a clase un libro, adecuado a su nivel lector, elegido por ellos y preferiblemente nuevo (si no era nuevo no pasaba nada, pero era requisito indispensable que no lo hubieran leído). Ese libro, al final de curso, se lo llevarán a casa (eso sí, si mis alumnos se motivan con la biblioteca, volverá bastante manoseado. ¡El objetivo de cualquier libro! ¡Ser leído por cuantos más ojos curiosos, mejor!). Casi todos mis alumnos ya lo han traído ilusionados a clase (los que todavía no, por favor, que lo traigan esta semana, que el viernes queremos empezar esta nueva andadura) y la verdad es que me encanta ver los libros que han escogido. Siempre he pensado que la mejor manera de motivar a los niños a leer es poner a su alcance la máxima variedad de libros posibles, y que puedan leer aquello que les motive. Ya se sabe que la motivación es el mayor motor que tenemos en la vida, así que no podemos obviar ese aspecto. Muchos padres me preguntan: "¿Y qué me recomiendas para que lea mi hijo?". Y yo siempre les contesto: "Lo que ellos quieran, pero que lean". Naturalmente, el libro debe ser adecuado a su nivel lector, porque si no, apaga y vámonos. Los niños, al iniciarse en el mundo de la lectoescritura, lo hacen en letra mayúscula, por lo que son los libros más adecuados para los primeros lectores. Después, pasan a la letra minúscula ligada (en cursiva, tipo manuscrita) y, por último, pasan a la letra de imprenta. Esas fases hay que respetarlas, porque hay niños que tienen mucha facilidad para leer todo tipo de grafías, pero hay otros que no están preparados para leer la letra de imprenta y confunden a con e, b con d, etc. Una vez que dominan la letra de imprenta, se trata de escoger aquellos libros adecuados a su edad, tanto por el tipo de contenido como por el volumen de la lectura. Y eso, aunque los libros suelen mostrar una edad orientativa (todos recordamos las típicas colecciones en las que los libros están agrupados por edades) es totalmente individual en función de cada niño. El curso pasado, me quedé ojiplática con algunos alumnos que me traían a clase libros como El diario de Nikki. ¡En primero de primaria! Pero sí, resulta que algunos niños, excepcionalmente, están preparados para leer ese tipo de libros con 7 años.

Bueno, que me voy por las ramas. De esta forma, tenemos ahora en clase los libros que ellos han escogido y acordes a su nivel lector. Además, como hay diferentes niveles de lectura, todos podrán encontrar algo en la biblioteca que se adapte a sus necesidades, tanto por nivel como por temática. ¡Ah! Y en cuanto a temática, ha habido varios niños que han traído libros de una colección que no conocía, ¡aunque ninguno ha repetido ejemplar! La colección no podía ser otra que Los futbolísimos, ya sabéis que a mis niños les chifla el fútbol. Y he de decir que me parecen elevados para su edad, pero si los leen motivados, ¡adelante!

Con los libros que mis niños han traído a clase vamos a poner en marcha un servicio de préstamo (cualquier biblioteca que se precie ofrece ese servicio, ¿verdad?) por lo que los niños van a poder llevarse a casa los libros que deseen para poder leerlos tranquilamente y adquirir ese preciado hábito de lectura diario. Ya sabemos que la lectura supone una puerta al aprendizaje, y es importantísimo que su nivel lector sea bueno, pero es que además, no debemos olvidar que queremos inculcar a nuestros peques la lectura por placer. En los libros encontrarán múltiples aventuras, historias con las que aprender y divertirse, y la lectura puede llegar a convertirse en un momento delicioso y una estupenda vía de escape en nuestra ajetreada vida diaria.

Para todos mis niños he preparado un carnet de lectura, que imprimiré y plastificaré. Y cada vez que lean un libro, les pondré una pegatina en la casilla correspondiente. Este es el primer carnet de lectura con el que empezarán todos los alumnos, el carnet de lectura nivel oruguita lectora.